Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"No se puede descartar" que la avispa asiática se extienda del norte peninsular al resto de España, según un experto

La expansión de la avispa asiática desde regiones del norte peninsular como Galicia, Cantabria, País Vasco, Navarra o Cataluña al resto de España "no se puede descartar", según ha manifestado a Europa Press el experto y técnico de investigación en el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario, (Neiker-Tecnalia), Jesús Félix Barandika.
Precisamente esta semana el eurodiputado del PSdG, José Blanco, ha pedido a la Comisión Europea "algún tipo de tratamiento coordinado" a nivel comunitario para "frenar" la "invasión" de la avispa asiática y su "impacto" en la abeja común a raíz de los ataques registrados en Galicia durante el verano.
Así, aunque Barandika ha reconocido que esta especie se adapta mejor a la climatología templada y húmeda del norte peninsular, similar a la de China, de donde procede, ha insistido en que "es posible" que sea capaz de encontrar "algunos nichos" en el resto del país en los que asentarse. No obstante, ha matizado que "sería difícil" que las poblaciones crecieran al ritmo mostrado en lugares como Galicia o País Vasco.
En este sentido, se ha referido al ejemplo de la provincia de Guipúzcoa, donde los primeros nidos aparecieron en 2010 en torno a San Sebastián e Irún. Desde allí, la avispa asiática se expandió de forma "rapidísima", llegando a cubrir la mitad de la provincia en 2011 y la provincia al completo en 2012, cuando fueron retirados o destruidos cerca de 1.000 nidos.
"NO SUELE SER AGRESIVA"
Según el técnico de Neiker-Tecnalia, la variante de avispa asiática presente en el norte de España (Vespa velutina nigritorax) mide entre 2,5 a 3 centímetros ("no es de las más grandes entre los avispones", ha indicado) y muestra una coloración "muy característica y reconocible", con un abdomen completamente negro que evoluciona al naranja en la punta y unas patas también negras o marrones oscuras en la parte próxima al cuerpo pero naranjas en el extremo exterior.
Con respecto a los ataques registrados en Galicia y que provocaron la muerte de una octogenaria en Cuntis (Pontevedra) el 18 de agosto, Barandika ha afirmado que la avispa asiática no es "más peligrosa" que el avispón europeo y que "no suele ser agresiva" hacia los seres humanos, que, según ha asegurado, pueden pasearse "perfectamente" entre ellas cuando buscan comida.
A su juicio, el peligro radica en los nidos, que esta especie comienza a construir a mediados de la primavera y defiende si se siente amenazada. De forma esférica, su silueta va alterándose a medida que avanza el verano hasta ser más larga que ancha y creciendo hasta una media de 50 a 60 centímetros de longitud, 80 centímetros en algunos casos.
"Los nidos empiezan por albergar algunas decenas de ejemplares pero pronto la población crece hasta los centenares y llega a superar el millar de individuos vivos en septiembre, hasta diez veces más que el avispón europeo. El problema es que aunque los nidos suelen estar en árboles, a veces pueden estar ocultos en arbustos y no ser vistos por las personas", ha subrayado.
LAS ABEJAS, EL PRINCIPAL AMENAZADO
No obstante, Barandika ha insistido en que el principal amenazado por la avispa asiática son las abejas mielíferas, una fuente de proteínas para larvas "muy fácil de capturar" para esta especie, que las acecha cuando regresan cansadas de recoger polen.
"Con todo, el problema de la avispa asiática con las abejas no son los números que mata, sino que al ser atacadas, las abejas dejan de salir a trabajar, a recoger alimento. Al reducirse las reservas con las que salen adelante durante el invierno, van debilitándose y muriendo", ha denunciado.
En este sentido, ha añadido que se trata de un fenómeno al que son "mucho más vulnerables" los pequeños apicultores, que a diferencia de los más negocios más profesionales, "no practican la trashumancia" durante el verano y se exponen de forma mayor a ataques de la avispa asiática en su avance por el territorio español.
EL USO DE FEROMONAS, LO "ÚNICO EFECTIVO"
Preguntado por posibles estrategias para combatir la expansión de la avispa asiática, el técnico de Neiker-Tecnalia se ha referido al uso, ya propuesto anteriormente, de una feromona sintética con la que atraer grandes cantidades de esta especie y poder así reducir sus números.
Según ha explicado, la principal fortaleza de este método radica en que, a diferencia de los atrayentes que ya se emplean como mezclas de cerveza, sirope o vino, las feromonas tienen un "mayor poder de atracción" y son específicas, sólo provocarían la respuesta de la avispa asiática.
Sin embargo, ha admitido que se trata de una técnica "muy costosa", que llevaría "muchos años" y "no exenta de polémica", con voces críticas de otros países como Francia, donde varios investigadores alertaron que la captura de reinas mediante este sistema podría impidir que compitiesen entre sí y contribuyeran a reducir de forma natural los números.