Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las desigualdades entre CCAA en el acceso a nuevos fármacos puede afectar a la supervivencia del cáncer de mama

El 85% de las mujeres con cáncer de mama en España siguen vivas cinco años después de ser diagnosticadas, una supervivencia que está dentro de la media europea pero, según ha reconocido el director del Servicio de Oncología Médica del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona, Agustí Barnadas, puede ponerse en peligro si continuan las desigualdades entre comunidades a la hora de incorporar nuevos fármacos.
"La situación económica está desequilibrando el acceso a determinados fármacos en algunas comunidades", ha reconocido este experto, que ha participado en la Sesión informativa 'Cáncer de Mama, un nombre con diversos apellidos', organizada por el Grupo Agata.
De hecho, este experto asegura que si se tarda en incorporar la innovación "igual a la vuelta de unos cuantos años estamos por debajo en estos índices europeos".
Este experto ha defendido la puesta en marcha de programas de detección precoz que hacen que la mayoría de los tumores de mama se detecten en etapas más iniciales.
"En España este tipo de campañas tienen una cobertura del 100% con un grado de adherencia del 80 por ciento, lo que ha permitido diagnosticar tumores en un estadio más temprano, con un tamaño más pequeño y que pueden, por tanto, tener un mejor pronóstico", ha reconocido.
Pero para poder mantener estos datos de supervivencia y los beneficios que los nuevos avances diagnósticos y terapéuticos han aportado y aportarán en los próximos años, Barnadas cree necesario garantizar el acceso rápido y equitativo a la innovación oncológica.
De hecho, recuerda que Reino Unido vivió hace algunos años "severas restricciones" en el acceso a los fármacos innovadores cuya consecuencia se ha dejado ver en la supervivencia de estas pacientes.
Para evitar esta situación, y siguiendo el ejemplo británico, este experto aboga por crear un fondo económico específico para los fármacos innovadores.
"Una posible solución sería dotar un fondo específico, que cubriera estos costes y que los pacientes puedan recibir estos fármacos bajo las indicaciones aprobadas con total garantía de equidad y acceso en todas las comunidades autónomas", ha defendido.
Por su parte, la presidenta del Grupo Agata, Montserrat Domènech, defiende que "ninguna crisis puede cuestionar la importancia de la detección precoz del cáncer de mama" ni "comprometer la calidad de los servicios y de las prestaciones".