Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se elevan a tres los detenidos en Almería acusados de nueve atracos a mano armada en sucursales bancarias

La Guardia Civil y la Policía Nacional de Almería han detenido a J.M.G.L. de 27 años de edad natural de Granada acusado, junto con otras dos personas detenidas con anterioridad, de al menos nueve atracos a mano armada en entidades bancarias de la ciudad de Almería, Jaén y el municipio granadino de Salobreña en el marco de la operación 'A-92-CAÑA'.
Según informa la Subdelegación de Gobierno en una nota, en aquel entonces habrían conseguido huir del cerco policial dos integrantes del grupo criminal. Como consecuencia del dispositivo policial llevado a cabo, recientemente se ha logrado detener a este último sospechoso, el cual era sometido a vigilancia e investigación por parte de los agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional al tratarse presuntamente de otro de los atracadores.
Durante la operación 'A-92-Caña', los agentes se han incautado de 3.095 euros en efectivo procedentes del botín de los dos últimos asaltos perpetrados en la barriada capitalina de La Cañada, una pistola detonadora con munición, varias armas blancas, pasamontañas y hasta seis vehículos robados que utilizaban para los atracos.
La investigación se inició en mayo tras la comisión de varios asaltos con el mismo 'modus operandi'. La banda, especializada en robos a mano armada en sucursales bancarias, efectuaba un reconocimiento de los distintos objetivos para después actuar en grupos de dos personas que, encapuchados y armas, irrumpían en la oficina mientras otros dos le daban cobertura.
Para huir, los integrantes de la organización, a los que Guardia Civil y Policía Nacional definen como "violentos y temerarios", usaban turismo que posteriormente abandonaban para que se perdiera su rastro. Además, cometían varios atracos consecutivos en un corto espacio de tiempo y amenazaban a los clientes para obligar a los empleados de las entidades bancarias a abrir la caja fuerte y entregar el dinero.
A medida que avanzaron las pesquisas, los investigadores constataron que los componentes del grupo residían en Granada y se desplazaban a Almería para cometer asaltos. La operación culminó tras la comisión de dos atracos en sendas sucursales de la barriada de La Cañada, en Almería, en los que se hicieron con un botín de 5.240 euros, que provocó que se activará un dispositivo de búsqueda y vigilancia que interceptó el vehículo en el que viajaban ambos detenidos cuando se dirigían a Granada con parte del dinero robado.
Ismael L.M., de 22 años, y Francisco Javier C.G., de 28 años, pasaron a disposición del Juzgado de Instrucción número 4 de Almería como presuntos autores de nueve delitos de robo con violencia e intimidación.