Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos detenidos en Madrid acusados de robar con armas blancas y de fuego en bares, estancos o casas de apuestas

Agentes de la Policía Nacional han detenido a dos individuos por su presunta participación en cinco robos con violencia e intimidación en establecimientos públicos, según ha informado la Jefatura Superior de Policía en un comunicado.
Según han explicado, en sus asaltados utilizaban armas blancas y armas de fuego y "no dudaban en arremeter físicamente contra los clientes o propietarios de los establecimientos si les ofrecían cualquier tipo de resistencia". Los delitos se han cometido en bares, casas de apuestas, estancos y hasta en un club de fumadores.
La investigación se inició a mediados del mes de noviembre a raíz del robo cometido en un establecimiento de hostelería ubicado en el madrileño distrito de Carabanchel.
En la denuncia presentada por su propietario, relataba que dos hombres encapuchados y armados con una pistola entraron en su local y tras agredirle en la cabeza, le dijeron que se tirara al suelo y no se moviese. Mientras uno de estos individuos le vigilaba, el otro sustraía el dinero de la caja registradora y otros efectos personales.
Además del robo indicado, cuatro más se sucedieron en tan sólo doce días, lo que daba a entender "la gran actividad delictiva de estos dos individuos". En aquellos lugares en los que su botín "no era muy cuantioso", los delincuentes le sustraían los efectos personales a todas aquellas personas que se encontrasen en el interior del local, además del dinero en efectivo, teléfonos móviles e incluso joyas.
Tras las gestiones de los investigadores y gracias a las descripciones físicas aportadas por las víctimas y el modus operandi empleado --muy similar en todos los golpes-- se pudo identificar a sus presuntos autores y en consecuencia proceder a su detención. Tras ser puestos a disposición judicial, se decretó su ingreso en prisión.
La investigación ha sido llevada a cabo por agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial, pertenecientes a la Jefatura Superior de Policía de Madrid.