Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El director del Instituto de Najwa dimite tras ser fichado por la Consejería de Educación

El hasta ahora director, Eduardo de Bergia, ocupará un cargo de asesor técnico en la Dirección General de Educación Secundaria y Formación Profesional. Se encargará de asesorar en el proyecto de institutos de especialidad deportiva que pondrá en marcha la Comunidad de Madrid, según han explicado fuentes del departamento. 
El director comunicó al consejo escolar el pasado martes su situación y, por consiguiente, el actual equipo directivo también se deshace, puesto que es el propio director -profesor de Educación Física- quien se encargó de formarlo.
Desde el Departamento de Lucía Figar se subraya que el puesto que va a ocupar es el de asesor técnico docente, que no lleva consigo ningún aumento de sueldo, hay decenas de ellos en la Consejería y no supone un alto cargo. Normalmente son profesores que trabajan durante proyectos concretos y luego vuelven a su cargo habitual.
En este caso, De Bergia es uno de los pocos profesores de Educación Física en la Comunidad que cuentan con la experiencia que tiene tanto en dirección como en la materia, señalan las mismas fuentes. Hasta ahora trabajaba como director de este IES de Pozuelo, donde tiene su plaza como profesor.
Este IES fue noticia el pasado mes de abril por el caso de Najwa, la joven de 16 años que fue apartada de clase por acudir al 'hiyab'. Fue decisión del propio centro conservar el reglamento de régimen interno y no modificar el artículo en el que se prohibía al alumno el uso de cualquier elemento que cubriera la cabeza.
Tras esta decisión, criticada por algunos sectores que entendían que una gorra no era comparable al velo islámico que usa una mujer en el uso de su libertad religiosa, la joven, que no renunció a utilizarlo, se cambió a otro centro del municipio donde sí se permitía su uso.   EBP