Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El director de un colegio de Melilla avisa a los padres de casos de desmayos entre los alumnos que hacen Ramadán

El director del Colegio de Infantil y Primaria 'Juan Caro' de Melilla, Alfonso García Zafra, ha remitido una carta a los padres de los alumnos de su centro en la que les informa de los problemas que estarían surgiendo por que algunos de sus alumnos, todos menores de 12 años, estuvieran realizando el ayuno del Ramadán. El director acompaña con su misiva un escrito del maestro de Religión Islámica, en el que recuerda que los niños están exentos de hacer el Ramadán.
Según los escritos a los que ha tenido acceso Europa Press, el director de este centro de alumnos entre seis y doce años, casi al 100 por 100 de origen musulmán, ha señalado en la carta dirigida a los padres que se están produciendo "continuos episodios de desvanecimiento, migrañas, golpes de calor, etcétera", que estarían padeciendo alumnos de este centro, "como consecuencia de la falta de alimentación e hidratación de los menores, según manifiestan por estar guardando el Ramadán".
La misiva añade que estas situaciones se estarían produciendo sobre todo "en las actividades físicas deportivas, lúdicas y complementarias, que se desarrollan al aire libre". El director recuerda a los progenitores que la edad máxima de sus alumnos es de 12 años.
La carta del director va acompañada por un escrito del profesor de Religión Islámica de su centro, en el que subraya que "los alumnos que no han alcanzado la pubertad, y en este centro son menores de 12 años, quedan exentos del ayuno, según marca el precepto islámico".
"Por lo que aconsejo --añade el maestro de Islam-- a los familiares, que al menos en los periodos lectivos, y debido a la multitud de actividades de final de curso, acompañado de las altas temperaturas, que sigan esta recomendación" de que los menores de doce años no ayunen desde primeras horas de la mañana hasta pasadas las 21,30 horas de la noche, es decir, desde el alba hasta el ocaso sin poder comer ni beber ningún líquido.