Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 84% de personas con discapacidad afirma que las Nuevas Tecnologías han mejorado su vida, según Fundación Adecco

15 de julio: Día Internacional de las Tecnologías Apropiadas
El 84% de las personas con discapacidad afirma que las Nuevas Tecnologías (NT) han mejorado su vida y un 60% dice ser usuario de apps específicas, según un informe elaborado por Adecco en el marco del Día Internacional de las Tecnologías Apropiadas que se celebra este sábado 15 de julio.
El informe, elaborado en colaboración con Keysight Technologies Spain, pretende analizar el impacto de las NT en la calidad de vida y plena inclusión de las personas con discapacidad. En concreto, estudia las apps más específicas que permiten a las personas con discapacidades sensoriales comunicarse, encontrar aparcamiento o denunciar la violación de un derecho.
Según la encuesta, los usuarios que hacen mayor uso de estas apps son aquellos con discapacidad visual (77%) y los que tienen discapacidad auditiva (73%) seguidos de la física (65%) y la intelectual (50%).
En cuanto a las apps utilizadas, el informe detalla que Siri, VoiceOver, Google Talk Back, Zoom o Lazzus son las preferidas por los usuarios con discapacidad visual, mientras que las personas con discapacidad auditiva se decantan por otras como Petralex, Pedius o los Audífonos de iPhone.
En esta línea, las personas con discapacidad física realizan un gran uso de las apps Pictogramas.es o Accesos Guiados pero también destacan otras como CerQana o CERMI Denuncia que se usa para plantear quejas, reclamaciones y denuncias por escrito.
Además, en el terreno laboral, un 50% de los encuestados asegura que puede desempeñar su puesto de trabajo, de una forma u otra, gracias a la contribución de las Nuevas Tecnologías pues afirman que les acercan a puestos de trabajo de los que antes estaban excluidos y les permiten trabajar de forma telemática (teletrabajo).
En este punto, el estudio recuerda que un 37,9% de las personas con discapacidad es activa, o, lo que es lo mismo tiene empleo o lo busca; mientras que del total de personas con discapacidad en edad laboral (1.335.100), sólo una de cada 4 trabaja (25,7%), frente al 58,2% de la población general. Asimismo, la tasa de paro sigue siendo superior entre la población con discapacidad (32,2%), ocho puntos porcentuales por encima que la población general.
El estudio añade que un 27% de los encuestados afirma que, aunque podría teletrabajar, su empresa le exige acudir físicamente. Según el director general de la Fundación Adecco, Francisco Mesonero, "en España sigue primando la cultura del presentismo, en lugar de construir relaciones basadas en la confianza en las que se mida al trabajador por objetivos".
"Posibilitar el teletrabajo a las personas que más lo necesitan, como son las que tienen discapacidad, no sólo ahorraría costes de desplazamiento, sino que aumentaría la motivación y la implicación de los empleados, al sentir que su empresa se preocupa de su desarrollo personal y profesional", añade.
BARRERAS
El estudio añade que un 63% afirma que encuentra dificultades para utilizar las apps, con el 35% de encuestados que destaca que el coste es muy elevado y un 13% que afirma que carece de los conocimientos necesarios para utilizarlas.
El 80% de los encuestados asegura que el creciente desarrollo tecnológico no ha ido acompañado de medidas de accesibilidad en el entorno que permitan la participación plena de las personas con discapacidad, lo que ocasiona situaciones de dependencia injustificadas que aún es necesario resolver.
Estas barreras se hacen muy patentes en el transporte público, donde aproximadamente el 50% de las personas con discapacidad encuentra dificultades para subir o bajar del vehículo, acceder a estaciones, interpretar o comprender planos, etc
Según Mesonero, "no hay que olvidar que la tasa de riesgo de pobreza de las personas con discapacidad (31%) sigue siendo más elevada que la del resto de la población (26%), por lo que no es de extrañar que encuentren más dificultades a la hora de acceder a las Nuevas Tecnologías".
"Teniendo en cuenta que éstas mueven hoy el mundo, es de gran relevancia no sólo que estén a su alcance, también que cuenten con los recursos para usarlas, en aras de normalizar su vida y facilitar su plena inclusión", relata.
En este sentido, añade que "resulta crítico seguir concienciando sobre la importancia de incluir las necesidades de las personas con discapacidad en el diseño de las Nuevas Tecnologías, ya que ello les permitirá ser parte de la sociedad y aportar su talento como cualquier otro ciudadano".