Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 35% de los casos discriminatorios por VIH se dieron en el acceso a empleos públicos

En casi un 60 por ciento de las consultas recibidas durante el año 2015 en la Coordinadora estatal de VIH y sida, CESIDA, se ha detectado una situación de discriminación por tener el VIH, y al menos, 35% de los casos discriminatorios por VIH se dieron en el acceso a empleos públicos, según muestra el informe 'Discriminación por razón del VIH: Los casos de la Clínica Legal en 2015', elaborado por la Clínica Legal de la Facultad de Derecho de la Universidad de Alcalá.
Los ámbitos en los que existen más casos son el acceso a determinados empleos públicos de Fuerzas de Seguridad del Estado, Bomberos y personal Sanitario; en el acceso a servicios como la contratación de seguros y servicios privados; y en lo referente a la confidencialidad de los datos personales y la vulneración del derecho a la intimidad.
"Las consultas recibidas manifiestan la existencia de barreras institucionales y actitudinales frente a las personas con el VIH, pues se sigue considerando que son un 'peligro social'", manifiesta Miguel Ángel Ramiro Avilés, coordinador de la Clínica Legal de la Universidad de Alcalá.
Al respecto, el presidente de CESIDA, Juan Ramón Barrios afirma que "en el caso de las personas con el VIH el proceso de estigmatización supone que se les atribuye una supuesta peligrosidad porque el virus se puede transmitir, lo cual supone un perjuicio pues justifica la limitación de sus derechos".
"Los partidos políticos candidatos a la presidencia en las próximas elecciones generales deben evitar que estas situaciones discriminatorias, sin sentido, sigan produciéndose, por ello es necesario que pongan en marcha un Pacto de Estado frente al VIH, el sida, la discriminación y el estigma", traslada el presidente de CESIDA.
Desde la coordinadora recuerdan que la discriminación es una de las violaciones de los derechos humanos más significativas en el campo del VIH ya que provienen de un proceso de estigmatización en el que se crean estereotipos, prejuicios y discriminación.
ESTUDIO EN 93 PACIENTES
El estudio se ha realizado sobre 93 casos recibidos en el buzón de correo electrónico de la Clínica Legal de CESIDA durante el pasado año 2015. "De esta cifra es importante señalar que no todos los casos constituyen un supuesto de discriminación puesto que en varias ocasiones el usuario que remitió la consulta consideraba que estaba siendo discriminado por tener el VIH pero en realidad no se le había vulnerado su derecho a la igualdad sino que se trataba de la limitación de otros derecho", apunta Ramiro.
De los casos en que ha habido discriminación, el 35,1 por ciento (19 de los casos recibidos) lo constituyen aquellas situaciones en las que se discrimina a personas con el VIH en el acceso a determinados empleos públicos, en especial los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y las profesiones sanitarias.
Asimismo, otras consultas recibidas cuyos remitentes también alegaban ser víctimas de discriminación por tener el VIH no presentaban tal característica ni tampoco constituían un caso de limitación de otros derechos (el 23% de los casos).
El 20,5 por ciento (10 casos de los recibidos) lo constituyen aquellos casos en los que tener el VIH supone sufrir una discriminación a la hora de acceder a servicios privados como pueden ser la contratación de seguros de salud o de vida o la contratación de servicios de atención dental, capilar o dietético.
El restante 44,4 por ciento (24 de los casos recibidos) lo componen todos aquellos supuestos en los que personas con el VIH han sido discriminadas por haber sido revelada información sobre su estado de salud.
"Nos referimos a situaciones en las que se ha producido la divulgación deliberada de información sanitaria en perjuicio de una persona con el VIH, los insultos a través de redes sociales, el sometimiento a exámenes médicos en el ámbito laboral que incluyen la prueba del VIH cuando ésta es irrelevante para el desarrollo de ciertos puestos de trabajo, etcétera", expresa Miguel Ángel Ramiro.