Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ausencia de la distribución mayorista supondría para las farmacias un sobrecoste de 20.000 euros al año

La ausencia de la distribución mayorista supondría un sobrecoste de 20.000 euros al año a las farmacias, según el informe 'El valor de la distribución farmacéutica de gama completa en España', elaborado por profesores del IESE Business School, quienes advierten de que esta cifra es "inasumible" para más de 6.000 farmacias de baja facturación.
El informe, presentado este martes en el Foro de la Distribución Farmacéutica 2011, organizado por la Federación Española de Distribuidores Farmacéuticos (FEDIFAR) con la colaboración de la compañía químico farmacéutica alemana Merck, recuerda que este sobrecoste repercutiría en el precio final de los medicamentos, que, además, se distribuirían con un menor nivel de servicio.
Por otra parte, se ha observado que actualmente se gasta menos por un mejor servicio, aunque "todos los actores de la cadena del medicamento se benefician de la distribución farmacéutica de gama completa", siendo lo ciudadanos los que más provecho sacan de esta situación.
El ciudadano "dispone en todo momento de un acceso rápido a todos los medicamentos tiene beneficios incuestionables para la salud, pero muy difíciles de cuantificar", indica el informe, que pone como ejemplo que gracias a la distribución se garantiza la "seguridad y conservación" de los fármacos.
Además de que no da lugar a falsificaciones; respeta escrupulosamente sus condiciones de conservación; la alta frecuencia de suministro impide que el paciente tenga que interrumpir su tratamiento; y se garantiza el suministro urgente durante crisis sanitarias o retiradas en casos de alerta.
"Y, aun sin tener en cuenta los beneficios para la salud, el coste del escenario sin distribución para farmacias y laboratorios es de 769,4 millones de euros, muy por encima de lo que ingresa la distribución por su margen legal, y justifica por sí mismo la necesidad de la distribución para el Sistema Nacional de Salud", añade.
Por tanto, desde FEDIFAR afirman que "sin la actual distribución farmacéutica de gama completa, el acceso de los pacientes a sus tratamientos sería más caro y más complejo, sin contar con el coste para la salud de los ciudadanos que conllevaría la desaparición del actual modelo de suministro".
El problema, recuerdan, es que este modelo se está poniendo en riesgo por las "constantes" bajadas de los ingresos de las empresas, por las medidas de contención del gasto farmacéutico, que han colocado su margen unitario en un 45 por ciento menos que en 1997. "Un volumen estancado desde 2007, un menor margen unitario y unos precios medios que crecen por debajo de la inflación hace que peligre el servicio al ciudadano, uno de los mejores de Europa, tal y como lo conocemos", afirman.
En conclusión, las condiciones actuales están produciendo un estrechamiento de los márgenes de la distribución farmacéutica que pone en riesgo su rentabilidad, y, por tanto, se está poniendo en peligro la sostenibilidad de los servicios de valor añadido que presta a las oficinas de farmacia, a la industria farmacéutica, al SNS, y a la sociedad en general.
AMENAZA PARA EL MODELO DE FARMACIAS
Respecto al futuro, el presidente de FEDIFAR, Antonio Mingorance, ha destacado la importancia de que el sector y la sociedad proponga "caminos hacia el futuro", ya que, "el escenario económico y social que vivimos no hace augurar tiempos de más estabilidad, sino una creciente inestabilidad que nos obligará como empresas a estar preparados para responder a las necesidades de las farmacias y de la sociedad".
Por su parte, la presidente y consejera delegada de Merck, Laura González-Molero, ha recordado "la importancia, ahora más que nunca, de la colaboración de todos los actores del sistema sanitario, tras las medidas de contención del gasto farmacéutico".
Los expertos apuestan por que la distribución mayorista revise el nivel de servicio y el modelo solidario de distribución, lo que podría significar que "el acceso universal y oportuno al catálogo de medicamentos (lo que quieras, dónde quieras y cuándo quieras) puede verse amenazado con el actual modelo de oficinas de farmacias".
Así, el estudio de los profesores del IESE propone "plantear mecanismos de compensación alternativos para asegurar la sostenibilidad a futuro del modelo de distribución" y "seguir con medidas de racionalización del sector que permitan seguir ganando eficiencia".