Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La educación en la cuna evita el fracaso escolar

El juego puede ayudar a los bebés a desarrollar su capacidad intelecutualtelecinco.es
La educación de los hijos debe estar presente desde la cuna y la mejor forma de hacerlo es a través del juego. Así se fomenta "el deseo de aprender" y se ayuda a los bebés a descubrir "el placer de la risa", explica la pedagoga Monserrat Morán. 
Jugar con los niños en sus primeros años de vida es clave para activar su desarrollo intelectual, asegura Elizabeth Fodor, también pedagoga y presidenta en España de la Asociación para la Promoción del desarrollo evolutivo en la 1ª Infancia (ACEI-España)
Para lograrlo, añade, hay que "elegir los juguetes adecuados para despertar en ellos el interés por aprender".
Si con el juego, los padres logran que el bebé adquiera "concentración y atención sostenida" se pueden evitar problemas como el fracaso escolar, sostiene Fodor.
"La inteligencia es saber pensar y tener ganas y decisión de hacerlo; Un niño que descubre el auto estímulo siendo pequeño, en el futuro sabrá él mismo hacer interesante las diferentes situaciones de la vida", según Morán.
"El juego es el trabajo del niño y en el futuro encontrará su camino si sus padres le han ofrecido modelos apetecibles a imitar", sentencia Morán. Lo aconsejable para estas pedagogas es jugar con los hijos al menos 20 minutos diarios y hacerle sentir "valorado y respetado".
 
EBP