Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 40 efectivos rastrean las playas para buscar a los dos desaparecidos el día de Reyes en Valdoviño (A Coruña)

Más de 40 efectivos de seis agrupaciones de Protección Civil, junto a otros cuerpos, rastrean este sábado las playas de la zona de Valdoviño (A Coruña) para buscar a las dos personas desparecidas, un hombre y su hija, el pasado 6 de enero, día de Reyes.
Según han informado a Europa Press fuentes de Protección de Civil de Valdoviño, colaboran con ellos cinco agrupaciones más de los municipios próximos coruñeses de Ferrol, Narón, Neda, Fene y Mugardos, formando un grupo de 42 voluntarios.
A estos se suman en el operativo de este sábado Bomberos de Ferrol, según han confirmado fuentes de este cuerpo, además de efectivos de la Policía Local y de la Guardia Civil.
No obstante, Protección Civil ha recalcado que las malas condiciones meteorológicas en la zona dificultan el rastreo, que únicamente se lleva a cabo por tierra, por estar "el mar bravo" y haber escasa visibilidad en la zona de acantilados, por lo que se centran en las playas.
Tras intensificar el rastreo este sábado, las mismas fuentes han puntualizado que a partir de esta jornada en días sucesivos se limitarán a realizar "pasadas" por las playas la agrupación de Valdoviño. De hecho, Salvamento Marítimo había indicado que aprovecharía también el movimiento de medios en ejercicios en la zona para rastreos selectivos, que también se producirán en caso de recibir alerta de algún avistamiento en el área.
HECHOS
Tras ser arrastradas por el mar cuatro personas el día de Reyes, sobre la 1,30 horas del martes 7 de enero fue localizado en la playa de Valdoviño el cuerpo del varón Rodrigo Pena, de 67 años, una de las tres personas desaparecidas esa jornada en la zona del Faro de Meirás.
Los otros dos desaparecidos son su cuñado Juan Bedoya, de 55 años de edad, y su hija, Patricia, de 25 años. Todos ellos se habían acercado al lugar en el que días antes habían arrojado las cenizas de un familiar fallecido.
La cuarta integrante del grupo, hija de Pena, logró agarrarse a unas rocas y pudo salvarse, aunque tuvo que recibir atención médica por las contusiones que sufrió.