Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 30% de las enfermedades renales pediátricas son hereditarias, según los expertos

El 30% de las enfermedades renales pediátricas son hereditarias, y los expertos en nefrología inciden en la importancia de una buena transición del paciente pediátrico a los servicios de adultos, según han destacado expertos reunidos en el XLIV Congreso de la Sociedad Española de Nefrología (SEN).
Los profesionales reunidos en el congreso han abordado los aspectos diferenciadores en los niños en diálisis --ya que en los últimos años han mejorado las condiciones del tratamiento--, los trasplantes infantiles y la transición de la medicina y el tratamiento de niño a adulto.
Las enfermedades renales pediátricas suelen estar relacionadas con enfermedades raras y malformaciones renales: "En estos casos, que son en torno a un 44% del total, puede que los riñones no se hayan formado correctamente, o que su tamaño no sea el indicado, que estén obstruidos, o que se trate de riñones displásicos", ha explicado la jefa del Servicio de Nefrología Pediátrica del Área Materno Infantil del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, Gema Ariceta.
Ha añadido que "otras patologías bastante frecuentes durante la infancia son el síndrome nefrótico (17% de los casos), que provoca la pérdida de proteínas en la orina, y las enfermedades tubulares".
Normalmente, "la enfermedad renal se manifiesta en los niños cuando no ganan peso o tienen problemas para comer, sufren un retraso en el desarrollo o cuando orinan de manera muy abundante"; en estos casos hay que visitar al especialista porque pueden ser síntomas de alerta, según la experta.
En el caso de que la enfermedad renal sea hereditaria, en torno a un 30% de los casos, la prevención resulta complicada por lo que los profesionales inciden en la necesidad de un diagnóstico temprano así como realizar un consejo familiar para que estén controlados desde el inicio.
"Ha habido un gran salto en las predicciones de las enfermedades renales con las ecografías durante el embarazo, ya que muchas anomalías se puede diagnosticar durante la gestación", ha apuntado la doctora.