Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Comunidad de Madrid sacrificará al perro de la enfermera con ébola por orden judicial

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha decretado mediante una orden judicial sacrificar al perro de la auxiliar de enfermería contagiada por ébola para evitar así posible riesgo de contagio. Fue el propio marido de la enfermera el que denunció a través de las redes sociales que la Comunidad de Madrid le ha pedido consentimiento para sacrificar a su perro, algo a lo que él se negó rotundamente.

"Me he negado rotundamente. Dicen que entonces pedirán una orden judicial para entrar por la fuerza en mi casa y sacrificarle", aseguraba el marido, Javier Limón, en una carta que ha remitido a la 'Asociación Protectora Villa Pepa'.
En el mensaje, el marido de la auxiliar de enfermería explicaba que había sido el director general de Atención al Paciente de la Comunidad de Madrid, Julio Zarco, quien se había puesto en contacto con él para comunicarle que era necesario sacrificar al animal.
"Me parece injusto que por un error de ellos quieran solucionar esto por la vía rápida. Un perro no tiene porque contagiar nada a una persona y al revés tampoco", denunciaba.
"Si tanto les preocupa este problema creo que se pueden buscar otro tipo de soluciones alternativas, como por ejemplo poner al perro en cuarentena y observación como se ha hecho conmigo. O acaso hay que sacrificarme a mi por si acaso. Pero claro, un perro es mas fácil ,no importa tanto", ha lamentado.
Las razones de Sanidad
La Consejería en un comunicad explica que ha optado por esa fórmula ante la negativa del marido de la infectada, que se oponía a practicar la eutanasia al animal. Por ello, se ha emitido una resolución ratificada por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo Número 2 de Madrid.
Dicho pronunciamiento judicial habilita a que se proceda al sacrificio del animal mediante las medidas adecuadas "para evitar su sufrimiento, utilizando las medidas de bioseguridad y biocontención adecuadas a este riesgo, y al traslado y posterior incineración del cadáver del animal".
La Consejería detalla que este perro estaba en la vivienda en "estrecho y permanente" contacto con la paciente afectada por el virus del Ébola y, de acuerdo con los hallazgos científicos disponibles, "supone un posible riesgo de transmisión de la enfermedad al hombre".
Sanidad argumenta que existen datos que confirman el hallazgo de perros con anticuerpos positivos del virus del Ébola, lo que indica que canes pueden sufrir un proceso de viremia aunque se muestren asintomáticos.
En consecuencia, no existe garantía de que los animales infectados no eliminen el virus a través de sus fluidos orgánicos, con el riesgo potencial de contagio.
Por ello, previa consulta a las autoridades de sanidad animal del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y al director del Laboratorio de referencia de la Organización Mundial de Sanidad Animal se considera que "la única manera de eliminar el riesgo existente de transmisión de la enfermedad por la citada vía, es proceder a la eutanasia del animal que ha estado en contacto con el virus".