Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un parado entrega en el Congreso una carta para pedir trabajo tras recorrer 600 kilómetros a pie

Jesús Manuel Gracia, el parado rondeño que inició el pasado 16 de julio una marcha a pie a Madrid desde este municipio malagueño para reivindicar un empleo, ha cumplido este lunes su objetivo, entregando una carta en el Congreso de los Diputados, en la que da a conocer su situación.
Así, tras pasar la noche de este pasado domingo en el municipio madrileño de Pinto, este lunes emprendió el último tramo del camino hacia la capital de España, registrando su escrito sobre las 10.00 horas en el Congreso.
Gracia ha señalado a Europa Press que en la Cámara Baja le han recibido "muy bien". Así, ha sido atendido por diputados del PSOE y desde IU le han llamado, comunicándole que "van a mirar la carta". La misiva va dirigida tanto al presidente del Congreso, Jesús Posada, como a todos los partidos políticos.
Ha dicho estar "contento" después de la marcha emprendida, pese a que ha tenido que hacer frente a una gastroenteritis aguda, y ha insistido en que está satisfecho con el resultado, ya que "he salido en los medios y he cumplido con mi cometido". "Ahora ya no depende de mí", ha subrayado.
En la tarde de este lunes espera llegar a Ronda. El viaje de vuelta es en tren hasta el municipio malagueño de Antequera, donde le esperará su familia.
Afincado en Ronda, aunque natural del municipio gaditano de Villamartín, tiene 38 años y es padre de dos hijos, de 14 y 17 años. Hasta quedarse sin empleo Gracia ha estado trabajando en la construcción, la jardinería y la pintura.
YA NO PERCIBE AYUDAS
Decidió llevar a cabo esta marcha para denunciar que, tras tres años sin trabajo, no percibe ninguna ayuda económica, y para reivindicar encontrar un trabajo, ya que el sueldo de su esposa es de unos 500 euros y con ellos tienen que pagar 300 euros de hipoteca. Ha lamentado que durante su viaje ningún organismo se haya puesto en contacto con él para ofrecerle nada.
En total, han sido 600 kilómetros de recorrido, divididos en una veintena de etapas. A lo largo del camino ha encontrado apoyos, aunque también es cierto que ha habido municipios en los que no le prestaron ayuda.