Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se entrega el supuesto autor de la muerte del decapitado hallado en Castellón

El presunto autor de la muerte violenta del hombre cuyo cadáver apareció el pasado domingo decapitado y sin manos en el pantano del Regajo, en Jérica (Castellón), se ha entregado a la Guardia Civil y ha confesado el autoría del crimen.
Según un comunicado de la Guardia Civil, a las 14.30 horas de ayer, S.S.T., de 35 años y vecino de Albal (Valencia), se presentó en la Comandancia de Valencia junto a su abogado y se declaró autor de la muerte del padre de su compañera sentimental y el posterior abandono del cadáver en un pantano de la provincia de Castellón.
La muerte se produjo el pasado día 1 en el domicilio en Torrent (Valencia) de la víctima, R.P.E., de 78 años de edad, cuando el detenido "le golpeó fuertemente en la cabeza causándole la muerte por causas que se están investigando", según las fuentes.
Posteriormente, tras decapitarle y cortarle las manos para evitar su identificación, lo trasladó en una furgoneta hasta el pantano del Regajo, situado en Jérica, en cuyas aguas arrojó el cadáver sujeto con cadenas a un lastre.
Según el comunicado, el supuesto autor de los hechos, al ver en los medios de comunicación que el cadáver había sido hallado y ante el temor a ser descubierto, decidió entregarse a la Guardia Civil y "contar detalladamente lo sucedido".
A partir de los datos facilitados, la Guardia Civil ha localizado enterradas en el término de Torrent la cabeza y las extremidades que le habían sido seccionados a la víctima.
El cadáver de R.P.E., hallado el mediodía del pasado domingo por unos piragüistas, se encontraba a unos diez metros de la orilla del pantano y estaba sujeto con una cadena a dos ladrillos, uno de ellos de hormigón, y pese a ello emergió lo suficiente para ser descubierto.
Tras el levantamiento del cadáver, éste fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Castellón, donde se le realizó la autopsia que confirmó la muerte violenta.
Al lugar se desplazaron agentes del Grupo de Actividades Subacuáticas (GEAS) de Valencia, del Laboratorio de Criminalística y del Grupo de Homicidios de la Guardia Civil de Castellón, quienes se hicieron cargo de la investigación.
La Guardia Civil continúa con la investigación para el esclarecimiento total de estos hechos, según han indicado las mismas fuentes.