Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los cebos envenenados causaron la muerte a más de 40.000 animales entre 2005 y 2010, según el proyecto LIFE+ veneno

La Fundación Biodiversidad promueve la realización de acciones para combatir las muertes de fauna por envenenamiento
El uso de cebos envenenados causó la muerte a más de 40.000 animales entre los años 2005 y 2010, según los resultados del proyecto LIFE+veneno desarrollado por SEO/Birdlife con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), que aporta 450.000 euros a esta iniciativa.
En concreto y según este informe, entre 2005 y 2010 se encontraron 4.395 ejemplares de especies de fauna silvestre y doméstica cuya muerte fue debida al uso de cebos envenenados, "la principal amenaza" de especies silvestres vulnerables o que se encuentran en peligro de extinción como el águila imperial ibérica, el alimoche común, el buitre negro, el águila real, el águila-azor perdicera, el milano real, el milano negro y el quebrantahuesos.
De 2005 a 2010, se hallaron 575 ejemplares de buitres leonados y 297 individuos de milano real cuya muerte se debió al uso de cebos envenenados. "Esta práctica ilegal también afecta a mamíferos como el zorro, el oso pardo y el lobo", han advertido desde la Fundación Biodiversidad, organización que ha asegurado que la muerte de estos animales puede suponer la pérdida de sus territorios, la disminución del relevo generacional o el aislamiento de sus poblaciones.
La Fundación ha informado asimismo de que en entornos urbanos los animales domésticos también sufren las consecuencias del uso de cebos envenenados. Así, el perro es la especie más afectada por el uso ilegal de veneno en España, con 953 casos detectados entre 2005 y 2010. En este periodo también se hallaron 207 gatos envenenados.
"El alto número de animales domésticos detectados también se debe a que gran parte de sus envenenamientos son denunciados por sus dueños y, por tanto, pueden ser cuantificados", según indica el informe elaborado por SEO/Birdlife.
Ante esta situación, la Fundación Biodiversidad del MAGRAMA ha apoyado el refuerzo de las acciones para combatir las muertes por envenenamiento y ha dado continuidad a las actuaciones efectuadas en el marco del proyecto LIFE+veneno en aplicación de la Estrategia Nacional contra el Uso ilegal de Cebos envenenados en el Medio Natural, elaborada en 2004 por el Ministerio junto al resto de administraciones competentes.
En proceso de actualización, esta estrategia presenta tres ámbitos de actuación, como la búsqueda y obtención de una mejor información y conocimiento; la prevención y disuasión y la persecución y condena de los actos delictivos.
INVOLUCRAR A LA CIUDADANÍA
Tras cuatro años de ejecución, han significado las mismas fuentes, el proyecto LIFE+veneno ha permitido ampliar el conocimiento sobre el uso ilegal de veneno en España, la profesionalización de los agentes dedicados a combatir esta práctica y la mejora de la sensibilización de la sociedad.
Además y para involucrar a la ciudadanía y denunciar los casos de envenenamiento, se ha creado una Red de Voluntarios contra el Veneno, que cuenta con más de 333 miembros. Asimismo, se ha mantenido el Teléfono SOS Veneno (900 713 182), creado en 1999 y que ha dado apoyo a otras iniciativas cofinanciadas la Fundación Biodiversidad, como el proyecto SOS veneno, desarrollado por el Fondo para la Conservación del Buitre Negro.