Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 28% de los equipos de diagnóstico y monitorización de los hospitales están obsoletos

El 28 por ciento de los equipos de diagnóstico, monitorización y terapia de los hospitales españoles tienen más de diez años y, por tanto, pueden considerarse obsoletos, según un informe elaborado por la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin).
Los dispositivos que presentan una mayor obsolescencia son los sistemas de monitorización, que agrupan los equipos para la medida de las constantes vitales del paciente (electrocardiograma, saturación de oxígeno, presión arterial), ya que un 26 por ciento de todos los que hay en España tienen más de 10 años.
A estos le siguen los ecógrafos (22%), las salas de intervencionismo guiado por la imagen (19%), las máquinas para tomografías computarizadas (17%), resonancias magnéticas (16%) y los PET (10%).
Los fabricantes aseguran que esta situación "puede comprometer la seguridad de los profesionales sanitarios y pacientes", y la achacan a la reducción significativa de la inversión hospitalaria que se ha producido en España desde 2008, que "ha influido en el ritmo de renovación de los equipos".
"La avanzada edad tecnológica de los equipos, afecta a la eficiencia, seguridad y calidad del sistema sanitario y esto puede conllevar importantes costes asociados al tiempo de parada y cancelación de procedimientos que afecta a todos los recursos ligados a ese proceso", avisan en el informe.
Además, alertan de que este porcentaje de obsolescencia contraviene la normativa europea fijada en las 'Golden Rules' del Comité de Coordinación Europeo del sector de Radiología, Electromedicina y Tecnologías Sanitarias (COCIR, por sus siglas en inglés), que sólo permite que un máximo del 10 por ciento de los equipos superen esta antigüedad.
DIFERENCIAS ENTRE CCAA
El trabajo de Fenin muestra también enormes diferencias por comunidades. Por ejemplo, se observa que el 40 por ciento de los sistemas de monitorización utilizados en Asturias y Canarias superan los diez años de uso, mientras que, en el lado opuesto, entorno al 60 por ciento de los equipos de la Comunidad Valenciana, Castilla y León, y Extremadura, con una antigüedad inferior a los cinco años, que "se ajusta más a las recomendaciones europeas".
En cuanto a las salas de intervencionismo guiado por la imagen, con aplicaciones en cardiología (hemodinámica y electrofisiología), cirugía vascular y neurología, más del 60 por ciento de éstas tienen una antigüedad por debajo de los 5 años en Baleares y Murcia, siendo la Comunidad Valenciana y País Vasco las comunidades que, junto al INGESA, Cantabria y La Rioja, presentan un nivel de obsolescencia superior en salas por encima de los 10 años, duplicando la tasa de obsolescencia recomendada.
Los TC con más de diez años se concentran en Aragón, Castilla y León y Extremadura; frente a un promedio del 47 por ciento de los equipos con una edad inferior a 5 años instalados en Madrid, Galicia y País Vasco.
Por otro lado, las resonancias magnéticas más antiguas se encuentran en Castilla-La Mancha, Extremadura y Castilla y León, mientras que en el perfil más innovador en estos equipos se encuentran Baleares, Canarias y País Vasco que con un promedio del 43 por ciento de los equipos con menos de cinco años.
Y en el caso de los ecógrafos, más del 30 por ciento de estos dispositivos de la Comunidad Valenciana y Castilla León supera los diez años de vida, mientras que Asturias y País Vasco disponen de más del 45 por ciento estos equipos con una edad inferior a cinco años, todavía muy por debajo del 60 por ciento indicado por COCIR.
LOS EQUIPOS DE SOPORTE VITAL TAMBIÉN ESTÁN ANTIGUOS
El informe también ha analizado la situación de los equipos de soporte vital, que incluyen sistemas de ventilación mecánica y sistemas de anestesia, los criterios de obsolescencia podrían extender su ciclo de vida hasta los 12-15 años.
Así, las comunidades autónomas de Valencia y Murcia se sitúan a la cabeza con dispositivos de menos de cinco años, mientras que en el lado opuesto, más del 40 por ciento de los equipos disponibles en Andalucía, Aragón, Asturias y Canarias presenta una antigüedad que supera los doce años.
Finalmente, respecto a las terapias de calor que incluyen cunas térmicas e incubadoras, más del 43 por ciento de estos equipos instalados en Aragón, Asturias y Galicia supera los doce años de antigüedad, mientras que comunidades como Castilla y León y Murcia disponen de más del 40 por ciento de estos equipos con una edad por debajo de los cinco años.
Con todo ello, el sector de Tecnología Sanitaria recomienda abordar un "plan de choque" para la actualización tecnológica del equipamiento existente para proveer de una mayor vida útil y añadir nuevas funcionalidades o actualizar las disponibles en los equipos instalados en los centros sanitarios.
Asimismo recomienda la planificación de la renovación urgente de los equipos más antiguos, poniendo énfasis en la implantación de innovaciones tecnológicas que permitan desarrollar los procesos asistenciales de manera más eficiente para el sistema sanitario y segura para el paciente y los profesionales.