Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un 35% de españoles cree que la llegada de inmigrantes puede afectar su acceso a un puesto de trabajo, según un estudio

Un 35% de españoles cree que la llegada de inmigrantes puede afectar su acceso a un puesto de trabajo, según un estudio de la Fundación Alternativas y la Fundación Fundipax-Iniciativas para la Paz Centro UNESCO.
El documento, titulado '¿Ha podido más la crisis o la convivencia? Sobre las actitudes de los españoles ante la inmigración', y que ha sido elaborado por el profesor de sociología en la UNED Héctor Cebolla y la científica en el CSIC Amparo González, analiza la opinión de la sociedad española ante la inmigración en el contexto de la crisis económica.
Con estos datos, el informe destaca la reducción del porcentaje que piensa que los inmigrantes ocupan puestos de trabajo que podrían realizar los españoles, pues hace algo más de un año era del 57%.
La encuesta, realizada a más de 1.000 personas residentes en territorio nacional con una edad comprendida entre los 16 y los 65 años, analiza, a su vez, otros aspectos como la percepción de los españoles del impacto de la inmigración en la provisión de servicios públicos como la sanidad o la educación, o la escasa politización de la inmigración como argumento electoral.
Por ejemplo, el documento revela que se ha reducido un 10% el número de personas que considera que la inmigración empeora la calidad de la enseñanza en el sistema educativo respecto a 2008. Y, al mismo tiempo, los autores del estudio exponen que la razón por la que los colegios con más inmigrantes tienen peores resultados se debe más a la concentración de desventaja socioeconómica que a la inmigración en sí misma.
Respecto a la sanidad, también disminuye la percepción negativa sobre el efecto de la inmigración: en 2008, el 52% consideraba que la inmigración dañaba el sistema sanitario. Tras siete años de crisis económica, el porcentaje se reduce a un 31%. En el estudio, no sólo se ha preguntado a los españoles cómo creen que afecta al sistema sanitario los inmigrantes en general, sino también los extranjeros de países europeos ricos.
MÁS RECELO POR LA UE EN SANIDAD
Así, el estudio constata que son los inmigrantes procedentes de las potencias económicas de la UE los que más reticencias despiertan por su acceso al sistema de salud pública, pues un 55% de los españoles piensa que los inmigrantes de países ricos abusan de la sanidad frente a un 45% que opina que los inmigrantes en general abusan del sistema.
Cuando se introduce en la pregunta una valoración de quién debe tener preferencia en el acceso al sistema sanitario, los españoles dan muestras de solidaridad valorando más favorablemente el acceso de los inmigrantes (pobres) en general que el de los inmigrantes procedentes de los países ricos de la UE. "Este resultado sugiere la necesidad de más información y más análisis sobre la percepción que los españoles tienen del perfil medio del inmigrante que llega a nuestro país. También aporta información muy útil para la definición de programas y políticas de redistribución de la renta", ha afirmado la directora del Laboratorio de la Fundación Alternativas, Elisa Díaz.
Según los autores del documento, el estudio confirma que España se encuentra más próxima a los países nórdicos que a los del Mediterráneo en cuanto a la percepción de la inmigración. Sin embargo, "bastaría con que la inmigración se convirtiera en un arma electoral para que los niveles de rechazo aumentaran", tal y como declara en el preámbulo al documento la presidenta de Fundación Fundipax-Iniciativas para la Paz Centro UNESCO, Francisca Sauquillo.