Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La estabilidad vuelve tras el temporal, pero seguirán las precipitaciones y el viernes llega un frente del Ártico

La situación "bastante complicada" del pasado fin de semana, que ha destacado por las nevadas, las abundantes precipitaciones y los fuertes vientos, dará paso a una semana con tiempo más estable, especialmente en la mitad sur y Levante, aunque el fin de semana entrará un frente desde el Ártico que volverá a dejar nevadas y frío, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).
El portavoz de la AEMET Ángel Alcázar ha explicado a Europa Press que el fin de semana ha sido "complicado" porque la cota de nieve ha cambiado continuamente y, salvo en las cotas altas donde ha nevado todo el tiempo, en cotas medias ha llovido y nevado de forma alterna. En concreto, ha destacado los "más de 120 litros" acumulados en 24 horas en Villacarriedo (Cantabria), con 14 litros por metro cuadrado en una hora.
También ha habido "bastante viento", con rachas cercanas a 100 kilómetros por hora y ha destacado los 98 kilómetros por hora de Teruel; 93 kilómetros por hora en Yecla (Murcia) o 91 kilómetros por hora en el Puerto de San Isidro (León). En Vallehermoso (Tenerife), 98 kilómetros por hora y 89 kilómetros por hora en Melilla.
Además, Alcázar ha destacado cantidades de precipitación que han sido máximas en el periodo de referencia 1981-2010, como los 43,2 litros por metro cuadrado de Foronda (Vitoria); 44 litros por metro cuadrado en el aeropuerto de Bilbao.
En la actualidad, ha indicado que aún queda algún resto de la baja presión que ha afectado a la Península y que ahora está sobre el norte de Italia, lo que generará viento. Lo más significativo será el viento en el cuadrante nordeste peninsular que podría provocar algún alud de nieve en el Pirineo de Huesca y Lérida.
ASÍ SERÁ LA SEMANA
En concreto, ha dicho que este martes el viento soplará en el valle del Ebro, Pirineos y después "empezarán a ser llamativas las temperaturas mínimas", especialmente en la mitad occidental, tanto las mínimas como las máximas aunque en la mitad oriental podrán subir las máximas. A partir del miércoles se prevén nieblas en la meseta norte y, quizá algún episodio de contaminación, por efecto de la inversión térmica.
El portavoz ha precisado también que el martes será un día de transición, con viento y que se irán los restos del temporal, excepto los vientos en el valle del Ebro y volverá la estabilidad, de modo que bajarán las temperaturas mínimas y se producirán heladas generalizadas en el interior, sobre todo en la meseta norte.
Además, ha indicado que el miércoles llegará un frente "muy activo" que dejará precipitaciones en el norte de Galicia y Cantábrico, pero habrá un anticiclón al oeste de la Península, que favorecerá las precipitaciones pero no serán de nieve. El jueves espera que signa llegando colas de frentes y que ese día las precipitaciones se producirán en la franja norte.
De cara al fin de semana, Alcázar espera un frente del noroeste que el viernes "solo" rozará el norte pero que después "se pone de norte" y afectará a toda la Península, especialmente al norte donde bajarán bastante las temperaturas.
"Es un frente procedente del norte, del Ártico y como llegará con humedad ayudará a que se produzcan nevadas", ha comentado Alcázar que ha indicado que "todavía está por ver su intensidad, pero parece que el fin de semana se volverá a registrar una situación complicada" que empezará a mejorar a partir del domingo.
En cuanto a Canarias, Alcázar apunta que parece que tendrá una situación típica de alisios durante toda la semana, aunque a mediados de la semana podrían tener nubosidad.