Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un muerto en una explosión fortuita en el colegio de guardias civiles de Valdemoro

La deflagración ha tenido lugar a primera hora de la mañana en el Colegio de Guardias Jóvenes de la Guardia Civil, situado a veintisiete kilómetros al sur de Madrid.
Según han confirmado fuentes cercanas a la investigación, el fallecido es el subteniente Morillo, responsable de la armería, que estaba en su puesto de trabajo en el momento de la explosión, por lo que quedó atrapado por los escombros.
Por su parte, los heridos en las explosiones registradas ha ascendido a doce, de los cuales, cuatro han sido trasladados al Hospital Infanta Elena, en el mismo municipio, para su observación, según ha informado el director general de Protección Ciudadana de la Comunidad de Madrid, José Antonio Pérez Sánchez. 
El mismo portavoz ha explicado que las personas heridas no presentan mayores complicaciones que golpes de calor, pequeñas heridas "sin importancia", pequeñas contracturas, o rasguños de metralla que ha saltado. 
Al parecer, un incendio de grandes magnitudes, del que se desconocen las causas, habría sido el que ha provocado la cadena de detonaciones en el centro.
Además de varios helicópteros, 19 dotaciones de Bomberos de la Comunidad, y tres UVIS móviles del Summa, se ha montado un hospital de campaña que también fue apoyado por los dispositivos de seguridad que presentó el propio Ayuntamiento de Valdemoro, Policía local y Guardia Civil, que es la "propietaria del complejo".
El Colegio de Guardias Jóvenes de la Guardia Civil, aparte de ser un centro de enseñanza de los guardias civiles jóvenes, alberga una escuela de desactivación de explosivos. EPF