Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 900.000 extranjeros se empadronaron en Andalucía entre 2004 y 2010, según un estudio de la UGR

Entre 2004 y 2010 se empadronaron en Andalucía más de 900.000 extranjeros, según un estudio publicado en la revista 'Cuadernos geográficos' de la Universidad de Granada que analiza la población extranjera en los municipios andaluces de 1998 a 2010.
A partir de los datos sobre altas padronales de las Estadísticas de Variaciones Residenciales (INE), se demuestra que su evolución se ha visto jalonada por significativos cambios legislativos y económicos como han sido la Regularización de 2000, la Normalización de 2005, la entrada de Rumanía en la Unión Europea y finalmente, la crisis económica a partir del segundo semestre de 2008.
Los autores del trabajo de investigación dan cuenta, a partir del análisis territorial del empadronamiento, del efecto diferencial de estos cambios en el ámbito geográfico andaluz, estableciéndose diversas tipologías de municipios reflejo de la evolución de las altas, sus características y las pautas de localización espacial de los extranjeros.
De acuerdo al estudio, el número de altas procedentes del exterior y del resto de España fue de 1.176.353 entre 1998 y 2010, mientras que solo se registraron 526.442 bajas. El saldo resultante refleja la relevancia de las migraciones internacionales en el crecimiento demográfico andaluz.
La llegada de inmigrantes extranjeros ha sido desigual en los trece años que van de 1998 a 2010. Hasta 2003 se podría distinguir una primera fase de despegue en la que se registra un "modesto" volumen anual de entradas pero a una intensidad "notable", a tenor de las tasas anuales de variación relativa.
Una segunda fase, de consolidación, abarcaría el cuatrienio 2004-2007, periodo en el que el número de inmigraciones llega a superar las cien mil entradas anuales, aunque con una intensidad "muy inferior" a la fase precedente.
Finalmente, el inicio de la crisis económica inaugura una nueva fase a partir de 2008, "año en el que se produce un cambio de tendencia en el ciclo migratorio y el número de entradas de extranjeros comienza a decrecer", según se señala.