Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los factores ambientales mejoran las marcas de los atletas olímpicos

Los factores ambientales, especialmente el viento y la altura, pueden mejorar las marcas de los atletas olímpicos, según un estudio realizado por el doctor del Instituto neozelandés de Investigación del Rendimiento Deportivo de la Universidad de Tecnología de Auckland (Nueva Zelanda), Steve Hollings.
En concreto, la investigación se ha centrado en estudiar las marcas realizadas por el corredor jamaicano Usain Bolt en agosto de 2008, cuando batió su primer récord mundial en los Juegos Olímpicos de Beijing (China) al correr los 100 metros en 9,69 segundos, y en 2009 cuando en los campeonatos mundiales de Berlín (Alemania) batió su propio récord en 9,58 segundos.
Independientemente del talento y entrenamiento del atleta, varios factores pudieron influir en las marcas de Usain como, por ejemplo, la altitud por debajo o por encima de los 1.000 metros; el lugar, interior o exterior, donde se celebra la carrera; el tipo de competición --mundial, olimpiadas u otra--, el marcaje electrónico o con cronómetro. No obstante, en su caso, la diferencia entre las dos carreras fue el viento.
Y es que, el día en el que Bolt hizo su primer récord en los Juegos Olímpicos no hubo viento mientras que, en los campeonatos mundiales sopló a favor a una velocidad de 0,9 metros por segundo. "¿Fue el nuevo récord asistido por el viento?", se ha preguntado Hollings.
Buscando respuesta a esta pregunta, según ha informado la plataforma Sinc, el equipo neozelandés adoptó un enfoque empírico para estimar los efectos de la velocidad del viento, la altitud y otros factores ambientales en unos 44.000 resultados de 619 atletas masculinos. De esta forma, se ha permitido identificar factores ambientales adicionales y otros como el nivel de la competición, el método de cronometraje y si se compite dentro o fuera de un recinto.
Y es que, según los cálculos sobre el rendimiento en Berlín, el jamaicano tendría que haber corrido los 100 metros en 9,62 segundos sin viento, por lo que el viento mejoró en 0,04 segundos el récord. Sin embargo, los científicos van más allá y sugieren que Bolt podría volver a batir su propio récord en 9,48 segundos, siempre y cuando la velocidad del viento sea de 2 metros segundos a favor y la altitud de 999 metros.
"Medir la velocidad del viento en los 100 metros, 200 metros, y los 110 metros valla ha sido uno de los temas más controvertidos en el deporte desde que se introdujo en 1936 --en 1950 para los 200 metros--", indica Hollings.
No obstante, incorporando los datos actuales de competición, los investigadores han calculado que un viento a favor de 2 metros por segundo --velocidad máxima a partir de la cual las marcas quedan invalidadas-- podría aventajar de 0,07 a 0,09 segundos a un corredor de los 100 metros lisos.
A MAYOR ALTITUD, MAYOR VELOCIDAD
Asimismo, además del viento, la altitud y el nivel de la competición influyen también en los resultados de los deportistas de las diferentes disciplinas de atletismo. En los cinco 'sprints' --100, 200 y 400 metros lisos, y los 110 y 400 metros valla--, cuanto mayor fue la altitud, más rápido corrieron los atletas.
"En altitud, los atletas aguantan las carreras más cortas porque la resistencia al aire es inferior. Pero en los 1.500 metros, los 5.000 metros, los 3.000 metros de carrera de obstáculos, y los 10.000 metros produjeron tiempos inferiores", ha apuntado el neozelandés, quien ha subrayado que en las carreras en altitud se reduce el oxígeno disponible y por tanto la potencia aeróbica del deportista.
En el caso del tipo de competición, el análisis demuestra que los atletas de los 100, 200 y 400 metros lisos, y los 110 y 400 metros valla corren más rápido cuando compiten en un campeonato mundial que en cualquier otra carrera. Según Hollings, los objetivos de cada torneo son diferentes y hay mayor expectación para batir récords en los sprints de las competiciones mundiales.
"De hecho, el rendimiento de los tiempos en grandes campeonatos mejoró ligeramente en un 0,7 por ciento en los 400 metros y en un 0,8 por ciento en los 400 metros valla, mientras que en los 1.500, 5.000 y 10.000 metros descendió 0,6 por ciento, 1,2 por ciento, y 0,2 por ciento, respectivamente", ha zanjado el científico.