Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fallo en un altímetro fue una de las causas del accidente de Amsterdam

El fallo de un altímetro al que los pilotos no reaccionaron inicialmente fue una de las causas del accidente del avión de Turkish Airlines en el aeropuerto de Amsterdam de la pasada semana, en el que murieron nueve personas, según los resultados de las primeras investigaciones revelados hoy.
El presidente del Consejo de Investigación para la Seguridad en accidentes, Pieter van Vollenhoven, explicó en rueda de prensa que el altímetro señaló de forma equivocada una altitud menor de la real, por lo que el aparato, que realizaba la maniobra de aterrizaje con el piloto automático, redujo la velocidad sin que eso fuese considerado como un problema en la cabina de mando.
"El medidor de altura izquierdo indicó de repente -8 pies, cuando la altura era de 1.950 pies", dijo Van Vollenhoven, quien añadió que "esto fue constatado por los pilotos, pero no interpretado como un problema".
Los pilotos reaccionaron cuando el avión, un Boeing 737 de la compañía Turkish Airlines, redujo su velocidad hasta alcanzar el mínimo para mantener el vuelo y entonces ya no les resultó posible recuperar la potencia necesaria para poder terminar la maniobra de aterrizaje.
Ante la pregunta de si los pilotos actuaron de forma equivocada, Van Vollenhoven respondió: "creo que simplemente no vieron que había un problema".
Los resultados de esta investigación preliminar, que no excluyen otras posibles causas, se basan en el análisis de las cajas negras y las grabaciones en la cabina de mando.
El accidente costó la vida a nueve personas, entre ellos los tres pilotos, y se saldó con más de ochenta heridos.