Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La fragmentación en el sistema sanitario genera diferencias en el diagnóstico de los pacientes con artritis reumatoide

La "elevada fragmentación" que existe en el sistema sanitario, social y laboral generan "variaciones" en el acceso al diagnóstico y tratamiento de la artritis reumatoide y hace que sus afectados se encuentren en una situación desigual, según se puede desprender del estudio 'Artritis Reumatoide: una visión del presente y una mirada del futuro', presentado este jueves, y que se basa en el punto de vista de pacientes, familiares y profesionales sanitarios implicados en esta patología.
Una de las participantes en esta investigación social, Giovanna Gabriele, ha subrayado la importancia que cobra el abordaje multidisciplinar en esta enfermedad y ha denunciado que "no todos los pacientes tienen acceso". Ha señalado también que estas diferencias también se pueden trasladar al grado de conocimiento que tienen los profesionales sanitarios y a los recursos que dispone cada centro.
Los pacientes han pedido además que la atención asistencial esté adaptada a las necesidades del paciente y de sus familiares. Asimismo, el representante del colectivo de familiares afectados, Carlos Pol Balado, ha denunciado que la familia no suele disponer de la información ni del conocimiento "suficiente" sobre esta enfermedad ni sobre su tratamiento. "Hay muchas dudas", ha añadido.
INVESTIGACIÓN NOVEDOSA
La Universidad de los Pacientes, proyecto de la Fundació Josep Laporte, en colaboración con el Foro Español y de Pacientes y de Roche, ha elaborado esta investigación "novedosa", a juicio del presidente del Foro Español de Pacientes, Albert J.Jovell, que plantea las consideraciones de los pacientes y una serie de recomendaciones para mejorar el tratamiento de esta enfermedad.
El estudio refleja un déficit que "no detectamos", ha señalado el vicesecretario de la Sociedad Española de Reumatología (SER), el doctor Eduardo Cuende Quintana. En este sentido, ha resaltado las "diferencias" existentes entre comunidades autónomas y ha insistido en que a pesar de que "hacen falta más cosas", desde la SER se recomiendan las medidas que se tienen que seguir a través de simposios.
"Estas conclusiones hacen necesario prestar una atención especial a las áreas de mejora indicadas en el estudio para que el manejo del paciente con AR se haga de manera integral y esté enfocado a la rápida recuperación laboral y social de la persona", ha señalado el presidente de la Coordinadora Nacional de Artristis (ConArtritis), Antonio I.Torralba.
MÉDICO DE REFERENCIA
Cuende ha destacado la importancia del diagnóstico precoz. "Un abordaje temprano de la patología contará en la mayoría de los casos con un pronóstico más favorable", ha precisado. También ha abogado por "derivar a tiempo al paciente a los agentes sanitarios y sociales adecuados en cada caso".
Torralba ha apostado también porque los pacientes, cada vez que acudan a la atención primaria, tengan "un médico de referencia" porque, de esta manera, se ganaría tiempo y se mejoraría el tratamiento de la enfermedad. "No hay que perder la ventana de oportunidades", ha apostillado.
Por su parte, Jovell ha señalado que la "medicina del futuro" debe ser una combinación de las experiencias que adquieran los profesionales a través de, por ejemplo, congresos y del punto de vista de los pacientes "para poder mejorar su tratamiento".
ENFERMEDAD INVISIBLE
El periodista especializado, Alipio Gutiérrez, ha sostenido que la artritis reumatoide "no existe en la opinión pública" y hay que ser "más proactivos". En este sentido, ha instado a la industria farmacéutica, a los profesionales sanitarios, al paciente y a sus familiares a que divulguen información sobre esta enfermedad.
La artritis reumatoide es la enfermedad musculo-ésquelética con mayor impacto en la persona y en la sociedad por el elevado coste que supone tanto en el ámbito sanitario, laboral, social y personal. Se caracteriza por la inflamación de la membrana que rodea las articulaciones, produciendo dolor, rigidez e hinchazón y puede derivar en la destrucción irreversible de la articulaciones. Afecta principalmente a adultos jóvenes de entre 25 y 55 años.