Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fratricida del crimen de La Rinconada (Sevilla) estaba embargado y reclamaba a su víctima una deuda

El hermano del agricultor fallecido en junio en La Rinconada (Sevilla) por disparos en el cráneo, en prisión precisamente como presunto autor de este crimen, estaba enemistado con su víctima, había sido objeto de un embargo y reclamaba al ahora difunto que resarciese con él una deuda que este último no reconocía, según las pesquisas de la Guardia Civil.
En un comunicado emitido tras ser levantado el secreto de sumario, la Guardia Civil da cuenta de la investigación policial que condujo a la detención de F.G.C., de 47 años y vecino de La Rinconada, como presunto autor de la muerte de su propio hermano, un hombre llamado M.G.C., de 46 años y también vecino de este municipio sevillano. Después de su arresto, el Juzgado de Instrucción número diez decretó su ingreso en prisión sin fianza por un presunto delito de asesinato.
El pasado 16 de junio en una nave sita en la Agrupación Agrícola Ganadera La Jarilla fue hallado sobre las 4.00 horas el cadáver de un hombre cuya familia ostenta la titularidad de la propia nave. Durante la investigación, la Guardia Civil averiguó que cuatro horas antes esta persona se encontraba viva y salía de una finca próxima al 'Factory Aeropuerto' en dirección a su domicilio.
En la investigación cobró fuerza la hipótesis de la implicación del hermano del fallecido en los hechos, sobre todo "debido a la gran enemistad que existía entre ambos por un lado y por otro, derivadas de unas presuntas deudas que tendrían como consecuencia de negocios agrícolas realizados en común años atrás", según la Guardia Civil.
CUESTIÓN DE DEUDAS
Los agentes averiguaron que el supuesto autor del crimen, ya en prisión, había tenido abierto un procedimiento judicial contra un conocido empresario agrícola de Sevilla derivado de un arrendamiento de unas tierras en La Rinconada y que dicho litigio se resolvió además en su contra.
En consecuencia, el presunto autor del crimen recibió en marzo de 2012 una notificación de embargo de su vivienda de La Rinconada y la misma se ejecutó en abril de 2013 para hacer cargo a las costas procesales, "quedando éste en una situación económica deficitaria, por lo que instó de manera reiterada a su hermano para que le abonara una cierta cantidad de dinero que según éste le debía, si bien dicha deuda no era igualmente reconocida por la víctima".
El presunto fratricida, durante la investigación, aportó una coartada sobre su ubicación durante la mañana que falleció su hermano y que fue desmontada por los agentes investigadores, quienes pudieron acreditar que era falsa y lo ubicaron en la zona de los hechos mediante pruebas, alguna de ellas testificales.
Igualmente, se desestimó otra afirmación del detenido en la que se afirmaba que el fallecido poseía una importante deuda con personas de Europa del Este por trabajos agrícolas pendientes de abonar y que han llevado a los guardias civiles a realizar gestiones con las autoridades policiales de Bulgaria.
ARMA DE FUEGO
Por otra parte, la Guardia Civil ha descubierto que el detenido tuvo en su poder un arma del calibre empleado para matar a M.G.C., el de 6,35 milímetros. Sin embargo, ésta habría sido obtenida de forma ilegal y por lo tanto no figuraba en la Base de la Intervención de Armas de la Guardia Civil, por lo que no existe ninguna vinculación documental.
Además de lo anterior, como fruto de la inspección del vehículo del detenido y realizada por parte de guardias civiles pertenecientes al Laboratorio de Criminalística de la Comandancia de Sevilla, se ha logrado obtener restos de disparo tanto en el vehículo, como en enseres personales que habría sido usados por éste, por lo que se pudo determinar el uso de un arma de fuego, si bien tanto él como su entorno familiar, han negado cualquier vinculación o uso de cualquier arma de fuego.
Ante todas las evidencias halladas, fue detenido F.G.C., de 47 años y vecino de La Rinconada, al que se le imputa la muerte de su hermano, M.G.C. de 46 años y también vecino de la localidad. La operación, además, incluyó registros en tres lugares vinculados con la investigación, siendo localizadas en el domicilio del presunto fratricida bolsas del mismo tipo a las empleadas con el cadáver de la víctima.