Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un fumador nace, no se hace

Los científicos han asociado cromosomas con comportamientos relacionados con el tabaco.telecinco.es
El estudio ha comparado el adn de fumadores y no fumadores para identificar las variantes genéticas que influyen en la inclinación a fumar, según publica "Il Corriere della sera". Y los resultados han sido sorprendentes: han llegado a la conclusión de que el cromosoma 11 se asocia a la decisión de comenzar a fumar, el cromosoma 9 a la decisión de dejarlo y  15, 10 y otra vez 9 se relacionan con el número de cigarros fumados al día.
Es la primera vez que se documenta de una forma tan precisa la relación entre el adn y los comportamientos ligados al tabaco. De momento no se sabe cuál es la función de estas variantes genéticas. Uno de los científicos que ha llevado a cabo este estudio destacaba su importancia: "puede ayudar a saber quién tendrá una mayor dependencia de la nicotina y, por tanto, mayor dificultad para dejarlo".
El científico dice que, no obstante, la abstinencia de fumar debe ser un objetivo para todos, no sólo para aquellos condenados genéticamente a ser más dependientes.
Cada día se fuman en el mundo más de 15 millones de cigarrillos y los fumadores son 1,2 millones.     LA