Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

600 mossos garantizarán la seguridad de los desplazamientos y la celebración de la Copa del Rey

Los Mossos d'Esquadra desplegarán 600 agentes con motivo de la final de la Copa del Rey entre el FC Barcelona y el Real Madrid para garantizar la seguridad de los desplazamientos al estadio de Mestalla, en Valencia, y la celebración en Barcelona si gana el equipo azulgrana.
Según ha informado la policía catalana en un comunicado, la Real Federación Española de Fútbol (Rfef) ha facilitado a cada club un total de 19.350 entradas para que sus aficionados puedan asistir al encuentro en Valencia, por lo que se prevén desplazamientos desde Cataluña de seguidores de ambos equipos por carretera y tren.
El dispositivo para este partido declarado de "alto riesgo" entrará en alerta máxima a partir de las 6 horas de este miércoles hasta la madrugada del día 17, cuando se dará por concluido.
En total, 200 agentes se desplegarán por las autopistas de acceso a Valencia, donde se prevé que 4.500 vehículos particulares se desplacen, y controlarán vehículos, autocares y trenes.
Por autopista, recomiendan utilizar áreas de descanso diferenciadas para los culés y los madridistas que se desplacen desde Catalña a ver el partido: Para los blaugranas, se aconsejan las áreas de servicio de L'Hospitalet de l'Infant y del Baix Ebre (Tarragona) y para los hinchas del Madrid, las de Mèdol (Tarragona) y Benicarló (Castellón).
Según los cálculos de la policía catalana, saldrán de Cataluña 59 autocares con seguidores azulgrana, y, a lo largo de la mañana de este miércoles, siete trenes recorrerán el trayecto Barcelona-Valencia: seis de ellos habituales, aunque con más capacidad, y un tren especial.
CANALETES
Los otros 400 agentes se destinarán al dispositivo de seguridad de la zona de celebración de Canaletes y plaza Catalunya por si el Barça gana la Copa del Rey, y se colocará una zona de seguridad con todas las unidades en la calle Pelai.
Se recomienda a los hinchas que no acudan al aeropuerto barcelonés a recibir al equipo, si no que vayan directamente al Camp Nou, donde podrán seguir la llegada de los jugadores.
En la zona de Canaletes, epicentro de las celebraciones azulgranas y de numerosos episodios de disturbios, los Mossos cortarán las calles adyacentes y se harán filtros en los accesos para impedir la entrada de objetos contundentes como botellas de vidrio, bengalas, latas y otros.
Asimismo, han contactado con bares y restaurantes de la zona para evitar la distribución de vasos y botellas de cristal que pueden convertirse en arma arrojadiza.
En el resto de municipios catalanes se reforzarán algunos enclaves de celebraciones futbolísticas que se prevean concurridas para evitar que se puedan producir incidentes.