Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El hábito hace al monje, somos lo que parecemos

Las apariencias no engañan. Eso al menos es lo que asegura un estudio de la Universidad de Texas que revela que se puede deducir la personalidad de un desconocido a partir de su rasgos físicos. El experimento realizado demostró que un grupo de voluntarios podía acertar datos del carácter de los individuos a través del análisis y la observación de sus fotografías.
El estudio, publicado por el bolletín , demostró un hecho que muchos suponían. 'Personalidad y Psicología Social'
Los psicólogos mostraron las fotos de personas desconocidas a un grupo conformado por cientos de voluntarios, que fueron capaces de definir aspectos de la personalidad de los retratados, tan disimiles como el grado de autoestima, el nivel de extroversión y de religiosidad.
Los voluntarios fueron fotografiados dos veces, una en posición neutral e inexpresiva y otra, espontánea, según el gusto de cada cual. A continuación, cada voluntario tuvo que describir su carácter, con diez rasgos que lo definían.
La autocaracterización fue confrontada con la definición realizada a partir de las fotografías y los científicos han encontrado importantes coincidencias entre el juicio que cada uno se hacía a sí mismo y el de los otros.
En el caso de las fotografías espontáneas el grado de precisión y de coincidencia fue más elevado que en las imágenes neutrales. Es decir, una foto más auténtica es capaz de dar detalles sobre una persona, tales como sus inclinaciones religiosas e ideológicas.
Esto, sin embargo, no significa que la apariencia sea más importante que la sustancia, aclaran los investigadores. Lo que demuestra el estudio es que "el hábito" es muchas veces una forma a través de la cual se conduce y revela el carácter.