Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fuego quemó 613.000 hectáreas en Galicia desde 1991, el equivalente a la provincia de Orense

El sindicato exige responsabilidades a Feijóo y urge "un pacto político y social", para el que pide a la oposición que "colabore"
Desde el año 1991, cuando se puso en marcha el servicio de defensa contra incendios forestales en Galicia, ardieron en la comunidad más de 613.000 hectáreas, "el equivalente a la provincia de Ourense", en 188.070 fuegos, según los datos presentados este miércoles por CC.OO. En ese periodo, el coste del dispositivo ha superado los 1.362 millones de euros.
El coordinador del sector de Administración Autonómica de CC.OO., Emilio Doforno, ha repasado los datos de incendios forestales y ha destacado que, pese a que Galicia tiene el 7,7% de la superficie de masa forestal de España, "sufre el 45% de los incendios". "Este dato algo nos está diciendo y ningún gobierno ha sabido interpretarlo en términos de política forestal", ha criticado.
Desde 1991, ha añadido la superficie quemada equivale a la provincia de Ourense, pero si se acude a los registros desde 1978, el terreno arrasado ocuparía un espacio similar al de Ourense y Pontevedra juntas.
En los últimos 23 años --para 2013 CC.OO. usa el dato estimado hasta el momento de 17.000 hectáreas quemadas-- se han producido más de 188.000 incendios, lo que supone una media de 23 al día. El promedio se eleva a 98 fuegos diarios si se tiene en cuenta solo el periodo de máximo riesgo, ha indicado y ha considerado que se trata de "una verdadera catástrofe".
Con el dato de los más de 1.362 millones de euros gastados en el dispositivo de extinción, a los que "habría que añadir los costes de personal propio de la Xunta", que son otros 400 millones, resulta un coste de entre 30.000 y 50.000 euros cada hora, de los que el 90% corresponden a medios aéreos y el 10% a medios terrestres, señala CC.OO., que se ha basado en el Pladiga para obtener información.
De este modo, el gasto medio diario en este periodo es de 169.000 euros. "Podíamos estar comprando un piso cada día a un gallego desde el año 91", ha ironizado Doforno.
El responsable sindical ha considerado que "es momento de exigir públicamente responsabilidades al presidente de la Xunta", al que ha acusado de "mentir" por decir a finales de agosto que la campaña "era excelente" y por considerar que "hay una trama de incendiarios organizada". Con el balance de estos años, ha agregado, los responsables de Medio Rural y del departamento de Montes "deberían dimitir o cesar".
"Lo responsable y lo prudente sería abordar la lucha contra la lacra de los fuegos no haciendo un uso partidista", ha reivindicado Doforno, que ha pedido excluir este asunto del debate político y ha urgido a cerrar "un pacto político y social" para terminar con los fuegos en el monte. "Creemos que corresponde al Gobierno impulsarlo y a la oposición colaborar", ha instado y ha pedido consensuar "un documento realista.
PONER DE ACUERDO A LOS PROPIETARIOS
Lo "primero", a juicio de CC.OO., en esa nueva estrategia para evitar los incendios forestales es "poner de acuerdo a los propietarios", puesto que el 80% del monte está en manos privadas. "Después", ha dicho, las industrias forestales pueden tomar parte para aprovechar un recurso que "está siendo carbonizado".
Además, ha apostado por que la prevención, la vigilancia y la investigación sean "los pilares" de la nueva política y ha pedido "erradicar la economía del fuego".
MANDO ÚNICO
Tando Doforno como el portavoz del personal laboral del Servicio de Defensa contra Incendios, Carlos Hermida, y el portavoz de los agentes forestales, Alejandro Rodríguez, han criticado que el dispositivo contra incendios esté integrado por personal procedente de diferentes empresas y también de la administración y han pedido que exista "un mando único" y que el personal pertenezca a la Xunta.
También han cargado contra la decisión de recuperar este año las brigadas municipales, que a juicio de Alejandro Rodríguez, son "más un problema que una ayuda" cuando se declara un incendio, puesto que desconocen la capacitación del personal que las integra.
Por su parte, Carlos Hermida ha criticado que la prevención es "prácticamente cero", que algunas bases de helicópteros ·no se abrieron" y que otros espacios para aviones ligeros "empezaron a funcionar en agosto". Asimismo, ha advertido de que "los datos de personal están falseados" y que hay 170 vacantes sin cubrir.