Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los hematólogos reclaman la financiación pública para los fármacos de tercera línea para la leucemia mieloide crónica

El Grupo Español de Leucemia Mieloide Crónica de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) reclaman la financiación pública dentro del Sistema Nacional de Salud (SNS) para los fármacos de tercera línea para este tipo de tumores, que representan el 15-20 por ciento de todas las leucemias.
Se calcula que cada año se diagnostican en España diez nuevos casos por millón de habitantes de esta patología, causada por una producción exagerada de granulocitos, y gracias a los tratamientos actualmente disponibles se consigue el control de la enfermedad en el 90% de los pacientes.
Para los pacientes que no responden a los tratamientos estándar o presentan mutaciones multirresistentes el trasplante de progenitores hematopoyéticos (TPH) es la única terapia curativa pero produce mucha morbilidad y mortalidad debido a la enfermedad injerto contra huésped.
Como alternativa han aparecido dos fármacos muy útiles en tercera línea, bosutinib y ponatinib, pero en España aún no se ha aprobado el precio de estos dos nuevos inhibidores, a diferencia del resto de Europa.
"Nos preocupa mucho que estos medicamentos no estén disponibles en el Sistema Nacional de Salud y esperamos que las negociaciones lleguen a buen término", según ha destacado Juan Luis Steegmann Olmedillas, presidente del GELMC.
El siguiente paso terapéutico ya está en marcha en España, ha informado este experto, ya que disponen de ensayos en fase 1 muy interesantes y prometedores con inhibidores alostéricos e inhibidores del nodo inmunológico.
Las mutaciones constituyen una de las causas por las que los pacientes pueden no responder a los tratamientos. Para detectarlas, los hematólogos cuentan con la PCR, un método de amplificación de ADN extensamente utilizado en diversos protocolos de biología molecular.
"España es uno de los países en los que la estandarización de la técnica está más avanzada, pero tenemos que mejorar todavía más", comenta el doctor Steegmann.