Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La hermana Paciencia, dispuesta a donar más plasma, ruega a los 5 continentes que se involucren contra el virus

La hermana Paciencia Melgar, de la Congregación de las Misioneras de la Inmaculada Concepción, cuyo plasma con anticuerpos del ébola ha sido utilizado para el tratamiento de la auxiliar de enfermería Teresa Romero, se ha mostrado dispuesta a donar más plasma en caso de que fuera necesario y también ha rogado a los cinco continentes, especialmente a los más influyentes, que se involucren en la lucha contra el virus.
La religiosa se contagió de ébola en el hospital de Monrovia (Liberia) de la Orden de San Juan de Dios, no fue repatriada por no ser española, superó la enfermedad en el país africano y ahora ha donado su plasma a Teresa Romero.
En estos momentos, según ha precisado Melgar en rueda de prensa, ella se encuentra "perfectamente", sin ninguna secuela y después de haber donado sangre "dos veces", y dice estar "dispuesta" a seguir haciéndolo si la necesitan para salvar otras vidas. Por ahora, la religiosa se quedará en España hasta que la Congregación decida si regresa o no a Liberia.
Paciencia ha "rogado" y "suplicado" a "todos los países de los cinco continentes", especialmente a los más influyentes, que se "involucren" en la lucha contra el ébola, "un enemigo peligroso que no solo ataca a los países africanos". Para Melgar, los países africanos y, Liberia en concreto necesitan "urgentemente" ayuda internacional.
La religiosa también ha precisado que ella se ofreció como voluntaria para viajar a España con el objetivo de intentar curar con su plasma al hermano Manuel García Viejo y que no guarda rencor por no haber sido repatriada junto a Miguel Pajares y Juliana Bonoha cuando ella también tenía ébola. "Quiero dejar claro que no guardo rencor a nadie por no haber podido venir antes a España pues no soy española y hoy me alegro de poder hacer el bien", ha subrayado.
AGRADECIMIENTO A TERESA
Además, ha destacado la "valentía" de la auxiliar de Teresa Romero y ha dado las gracias a Dios por su curación. "Gracias a Teresa por su generosidad y entrega cuando se entregó voluntariamente", ha remarcado.
En la misma línea, ha destacado el trabajo del resto de profesionales. Según ha precisado, todos los médicos, enfermeras y técnicos del Hospital Carlos III y La Paz "se han portado de manera excepcional" con ella y, por ello, se siente "muy orgullosa de la sanidad que hay en España".
Asimismo, ha agradecido al Gobierno de España su "apoyo" a los misioneros de la Orden de San Juan de Dios y que "agilizara" su viaje a España para ayudar a García Viejo. Lo único que lamenta es no haber podido viajar antes para intentar salvar a Miguel Pajares que cree que sí se podría haber curado con su plasma. También se ha mostrado apenada por todos aquellos que siguen "sufriendo y muriendo" en Monrovia.