Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El hermano del acusado contradice su versión

El hermano del padrastro de Alba ha asegurado que la noche de la supuesta última paliza su sobrina le contó que estaban jugando en la cama, Alba se cayó y fue a buscar a su padre. En cambio, el procesado aseguró que fue él quien fue a la habitación al oír un golpe y encontró a Alba en el suelo y a su hija Maite llorando.
Los agentes que presenciaron como los médicos informaron a su madre de que Alba podría morir y han coincidido en destacar la reacción "impasible, indiferente y fría" de Ana María C., afirmando que se durmió tranquilamente cuando la metieron en el calabozo detenida por malos tratos. Los que más tarde detuvieron a Francisco Javier P.E. dijeron que éste "no reaccionó".
El testigo ha agregado que la mujer mantenía una relación "bastante pasiva" con su hija y "no la atendía demasiado bien", pues "no la llevaba limpia y a la hora de comer a la cría le costaba pero tampoco tenía la suficiente paciencia para que comiera". En cuanto a los golpes que presentaba, la mujer le contó que un niño le pegaba en el colegio y que, además, "era un niña que se caía".
Los médicos descartaron desde un principio que las graves lesiones fueran fruto de una eventual caída de la cama , sufrida durmiendo o saltando sobre el colchón. En el primer caso, "tendría un golpe en la cabeza pero no en la cabeza y en las piernas", y en el segundo, "hubiera estado despierta y hubiera puesto los brazos", han explicado los facultativos.
Si bien acabó saliendo del coma profundo un mes más tarde, las lesiones eran tan graves que los médicos pensaban que la menor se encontraba en muerte cerebral, por lo que comunicaron el fallecimiento de la niña a su madre, aunque no la desconectaron de las máquinas que la mantenían con vida por si la familia decidía donar sus órganos.
Los agentes tomaron la decisión en base a los dos informes médicos anteriores que indicaban que la niña podía sufrir malos tratos y a que la versión ofrecida por la madre y el padrastro de la menor no era creíble dada la gravedad de las lesiones.
 
MTF