Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El hombre y la mujer encontrados en el bar de Miralbueno (Zaragoza) murieron por arma de fuego

El delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, ha confirmado que la mujer y el hombre hallados sin vida en el interior de un bar del barrio zaragozano de Miralbueno han muerto por arma de fuego. Al parecer, se trata de un caso de violencia de género, algo que debe confirmar el juez, ha dicho Alcalde.
Asimismo, ha indicado que había una orden de alejamiento del hombre, exnovio, hacia la mujer, que era camarera del Bar Planet, donde han sido hallados los cadáveres.
Sobre las 8.30 horas de este lunes, día 22 de febrero, la Policía Nacional ha recibido un aviso alertando de que había dos personas muertas, al parecer por arma de fuego, en el interior del citado establecimiento, en el número 80 del Camino del Pilón de Miralbueno.
La propietaria del bar ha sido quien ha encontrado los dos cadáveres cuando ha ido a abrir el local. La zona ha sido acordonada para que Policía Científica pudiera hacer su trabajo.
Amigas y personas próximas a la fallecida han comentado que se llamaba Soraya, tenía algo más de 30 años y un hijo menor de unos 5 años y era de Zaragoza. Igualmente, han afirmado que tenía miedo y que había pedido orden de alejamiento. "Esto se tenía que haber parado antes", ha lamentado una de ellas.
Pasadas las 11.45 horas, una vez que se ha procedido al levantamiento de ambos cuerpos, por orden judicial, han sido trasladados en un furgón de la Hermandad de la Sangre de Cristo al Instituto de Medicina Legal de Zaragoza para la práctica de las autopsias.
Los hechos han causado una gran conmoción en el barrio, aunque ninguna de las personas que se ha acercado al lugar de los hechos ha oído nada extraño, ni ningún disparo.
Una de las clientas que trabaja cerca del local y que suele tomar café allí, ha indicado que tiene dos camareras. Asimismo, una vecina y clienta ha apuntado que en el bar nunca se oye jaleo, que es un local muy tranquilo, al que acude mucha gente a desayunar.
El local ha sido precintado alrededor de las 12.10 horas, tras salir de él la propietaria, que no ha querido hablar y que estaba muy afectada por lo ocurrido.