Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unos 200.000 fieles homenajean a la Virgen del Carmen en un desierto chileno

Mujeres participan este 16 de julio en una vigilia realizada en honor a la Virgen del Carmen en el pueblo de La Tirana, ubicado 1.773 kilómetros al noreste de Santiago de Chile, Chile. EFEtelecinco.es
Unos 200.000 fieles se congregaron hoy para homenajear a la Virgen del Carmen en el pequeño poblado de La Tirana, situado en pleno Desierto de Atacama, a unos 1.900 kilómetros de Santiago, en una mezcla de fervor religioso y tradiciones paganas.
Cerca de 20.000 danzarines pertenecientes a 238 agrupaciones, todos disfrazados de demonios, chinos, pieles rojas y otras caracterizaciones que poco o nada tienen que ver con el misticismo de la jornada, culminaron una semana de bailes en homenaje a la Virgen del Carmen en su día.
Los grupos no sólo son de Chile, sino que también llegan muchos provenientes de Perú, Bolivia, Ecuador y el norte de Argentina.
La Tirana, a unos 80 kilómetros al sureste de Iquique, en la llamada Pampa del Tamarugal, es el centro de la festividad de la Virgen del Carmen, que es también festejada en Santiago y otros puntos de Chile, de cuyo Ejército es la Patrona.
El año pasado, por primera vez en mucho tiempo, la fiesta fue suspendida, pues la fecha coincidió con el punto más álgido de la presencia de la Gripe A-H1N1 en Chile.
Muchos fieles pagan en la ocasión sus "mandas" (favores pedidos) a la Virgen para resolver diversos problemas y llegan hasta frente a la imagen avanzando sobre las rodillas, arrastrándose o infligiéndose otras formas de dolor para demostrar su fervor.
En medio de los bailes y la música de los grupos de fieles, los obispos Ricardo Ezatti y Marcos Órdenes encabezaron una misa, acompañados de prácticamente la totalidad del clero católico de la región de Tarapacá
Durante la misa tuvo lugar la tradicional ceremonia de descendimiento de la "Reina del Tamarugal", como llaman los lugareños a la imagen de la Virgen, desde el altar del Santuario para luego ser llevada en andas en una masiva procesión por el poblado.
Al despuntar el día se celebró la llamada misa de "Alba", que va acompañada del lanzamiento de fuegos artificiales, durante la cual los fieles debieron soportar una temperatura de cinco grados bajo cero.
La policía dijo que durante la jornada hubo un total de 160 detenidos por diversos delitos y faltas, como venta de música y películas pirateadas, contrabando, tráfico de drogas o bebidas alcohólicas.
La fiesta de La Tirana tiene sus raíces en una festividad andina precolombina, relacionada con la Pachamama (Madre Tierra) que se mezcló con la Virgen de Copacabana (patrona de Bolivia) y se popularizó entre obreros aimaras bolivianos y peruanos que trabajaban en las minas de cobre y plata y que después llegaron a Tarapacá como obreros del salitre.
En el siglo XIX la fiesta fue redefinida con el auge del salitre y se celebra el 16 de julio en la pampa y el 28 de julio en Iquique, en honor a la Virgen de Carmen.
Pasada la fiesta, La Tirana vuelve a ser un poblado desértico, habitado por 818 personas, según registros oficiales.
En Santiago, unas 10.000 personas se reunieron en el Templo Votivo de Maipú, dedicado a la Virgen del Carmen, en una misa que encabezó el cardenal arzobispo de la capital chilena, Francisco Javier Errázuriz Ossa.