Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las autoridades apuntan a que el incendio de Seseña habría sido "provocado"

El incendio en el vertedero ilegal de neumáticos de Seseña (Toledo), que era uno de los más grandes de Europa, durará al menos entre una semana y media o dos y diferentes autoridades y expertos aseguran que podría haber sido provocado.

El incendio comenzó en la localidad madrileña de Valdemoro.  A las 2 de la madrugada en una esquina de las instalaciones y, sorprendentemente, después de una noche lluviosa. Por este motivo, el presidente de Castilla La Mancha, Emiliano García-Page, apunta a que según las fuentes consultadas, el incendio podría tener una “causa humana que lo haya provocado”.
El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas del Gobierno de Castilla-La Mancha, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha manifestado que el fuego originado en el cementerio de neumáticos de Seseña en la madrugada de este viernes "tiene toda la pinta de que es intencionado", aunque todavía "no hay confirmación".
En declaraciones a los medios desde el puesto de mando avanzado instalado a unos centenares de metros del foco de las llamas, Ruiz Molina ha dicho que aunque todavía hay que investigar, "todo apunta a que es provocado".
Ha explicado que más que intentar sofocar las llamas, el operativo de extinción de incendios está intentando realizar cortafuegos dentro del cementerio de ruedas para que no se extiendan las llamas.
Tanto la Comunidad de Madrid como el Gobierno de Castilla-La Mancha están poniendo "todos los medios necesarios" para acabar con el fuego y se está trabajando "con bastantes dificultades". El cementerio de neumáticos cuenta con unas 90 toneladas de neumáticos y se extiende en unas cien hectáreas de terreno. El fuego puede alcanzar los 800 grados de temperatura y ya ha devorado el 75% de los neumáticos. Las tareas de extinción podrían durar más de una semana.
Confinado a 11 hectáreas
El incendio quedado confinado a una superficie cercana a las 11 hectáreas, casi las tres cuartas partes de la superficie total de la parcela, ya que otras tres han quedado a salvo de las llamas gracias a los trabajos de cortafuegos realizados por los efectivos antiincendios.
Así lo ha confirmado en declaraciones a los medios el inspector del Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid, Luis Villarroel, quien ha señalado que ahora "queda la dura tarea de proceder a extinguir esa masa de neumáticos semiquemados".
Villarroel ha señalado que no se descarta tener que cortar el tráfico en la autopista R-4 debido a la posibilidad de caída del cableado de alta tensión que pasa por encima y que puede verse afectado por las llamas.
"Difícilmente" por causas naturales
El vicepresidente de la Asociación Española de Sociedades de Protección contra Incendios (AESPI), Antonio Tortosa afirma que "difícilmente" ha sido provocado por causas naturales.
Tortosa ha señalado a Europa Press que este es el fuego es "más importante" de estas características producido en Europa hasta la fecha, ya que ocupa unas 100 hectáreas de terreno, en las que se encuentran más de 90.000 toneladas de ruedas viejas. El cementerio de neumáticos fue declarado ilegal y a finales de 2015 las administraciones implicadas anunciaron una comisión para intentar desmantelarlo.
Así, ha admitido que aunque no puede decir aún cómo ha surgido, ha dicho que los neumáticos "no prenden con una chispa, ni con algo muy rápido", porque es un material al que le "cuesta mucho prender", por lo que no descarta que se haya introducido un acelerante. "Cuesta mucho encenderlo y cuesta mucho apagarlo después", ha resumido.
Tortosa ha pronosticado que este fuego "tardará días" en ser extinguido y después de una gran intervención de medios. A su juicio, pasará "de una a dos semanas" para que se pueda dar por controlado y extinguido, aunque admite que eso dependerá también de la meteorología.
Respecto a su origen, no confirma que "haya sido provocado" pero asegura que "difícilmente" ha podido ser por causas naturales o por una colilla. Además, cree que a tenor de las numerosas toneladas existentes será "difícil de apagar" y se tardará "bastante tiempo".
Además, ha explicado que los neumáticos no se apagan únicamente con agua, "que no es un extintor total", porque puede acabar con la llama, pero no con la temperatura interna y las brasas, que "durarán varios días", ya que los filamentos metálicos del interior de los neumáticos alcanzan altas temperaturas.
El experto en tecnologías de extinción ha agregado que la forma de atacar este incendio es por zonas, mediante distintos cortafuegos y la retirada de carga de fuego, además de con los medios aéreos de extinción para evitar su propagación.
"Este caso es muy difícil y ese hollín es altamente contaminante por temperaturas. Hay que ir atacándolo poco a poco. La intervención de los medios aéreos además de apagar es para frenar la contaminación", ha comentado.
Entre las medidas de prevención, considera que "no se debería permitir en ningún caso" tener tal cantidad de producto concentrado y por el cumplimiento muy estricto de las normas en los vertederos autorizados.
Finalmente, ha explicado que se puede aplicar un espumógeno aditivo humectante y espumante que se utiliza a muy baja concentración, de modo que el agua aditivada penetra en los sólidos en profundidad, lo que multiplica la eficacia extintora del agua e impide la reignición del fuego. Ese producto es adecuado para extinguir fuegos de neumáticos, en vehículos, en basura y plásticos.