Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tristeza y luto en La Algaba, pueblo natal de la familia rota en el incendio de Vejer

José, de 45 años, era un gran aficionado al ciclismo. Su hija, Julia, este fin de semana cumplía tan solo cinco años. Ambos fallecieron en el trágico incendio en una casa en El Palmar, en Vejer de la Frontera, Cádiz, donde veraneaban todos los años.

En esta ocasión, estaban celebrando el cumpleaños de Julia junto a un amigo de la familia, Luis, la tercera víctima mortal.
Accidentalmente ocurrió lo inesperado. “El porche de madera salió ardiendo como consecuencia de una vela antimosquitos que quemó el plástico de la mesa”, ha explicado José Ortiz Galván, alcalde de la localidad.

José pudo salvar a su hijo Jaime, de 9 años, pero cuando entró a buscar a Julia ya no pudo hacer nada ni por la vida de ella ni por la suya.
El pequeño, y su madre, Carmen, se encuentran en estado crítico, aunque estables.

“Ahora mismo están en observación aunque hay que esperar unos días para ver cómo evolucionan”, aclara Galván.

En Vejer se ha guardado un minuto de silencio, y en La Algaba, Sevilla, pueblo natal de la familia, la tristeza también sumía a sus ciudadanos. Aquí, han decretado dos días de luto. Este martes, familiares y amigos les darán su último adiós.