Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las infracciones de tráfico que dejan de quitar puntos del carnet

La nueva Ley de Tráfico actualiza el permiso de conducir por puntos y reduce de 27 a 20 los supuestos que ocasionan pérdida de puntos. Foto: Archivo.telecinco.es
Estacionar en el carril bus o no llevar el alumbrado reglamentario ya no les va a costar puntos de su carnet. El Boletín Oficial del Estado publica una nueva Ley de Tráfico que reduce el catálogo de conductas por las que pueden perderse puntos y simplifica el procedimiento sancionador, algunos de cuyos efectos -los que supongan beneficios para el infractor- entrarán este miércoles en vigor.
La nueva Ley de Tráfico actualiza el permiso de conducir por puntos y reduce de 27 a 20 los supuestos que ocasionan pérdida de puntos, por lo que desde este miércoles mismo los procedimientos sancionadores abiertos por conductas que antes suponían perder puntos y ahora no serán archivados.
Se suprime por ejemplo la pérdida de puntos por estacionar en el carril bus o por no llevar el alumbrado reglamentario , por lo que aquellos conductores que tienen abierto un expediente por una de estas causas ya no perderán sus puntos, aunque se mantendrá la sanción económica.
La nueva ley también supondrá que el conductor que en el momento de la entrada en vigor de la misma esté cumpliendo -por ejemplo- una sanción de suspensión temporal del permiso por un mes por una conducta que ya no es sancionada podrá conducir sin problemas desde hoy.
No obstante, a quien ya se le hayan retirado los puntos de forma firme por conductas que ahora no acarrean esa sanción no le serán devueltos.
El resto de las medidas que contempla la nueva Ley de Tráfico, y que no suponen efectos favorables para los infractores, entrarán en vigor dentro de seis meses o un año, según los casos, tal y como establece la norma en una de sus disposiciones finales.
Uno de los objetivos principales de la ley es "singularizar y definir una serie de deberes para el titular del vehículo implicándolo de un modo activo en la responsabilidad de su circulación".
En ese sentido, se establece la obligación del titular de un vehículo, que no es el conductor habitual del mismo, de conocer no sólo quién hace uso del coche en cada momento, sino también si cuenta con la autorización necesaria para conducirlo, así como el deber de comunicar a la administración quién conducía dicho vehículo cuando se detecta que ha cometido una infracción.
El nuevo procedimiento sancionador de tráfico establece también una nueva forma de tramitar las sanciones para agilizar los "tiempos" en la notificación de las multas, que se podrá hacer por correo electrónico.
Si el infractor abona la multa en menos de 20 días tras la notificación se beneficiará de un descuento del 50 por ciento, aunque, eso sí, perderá el derecho a recurrirla.
El conductor también podrá pagar la sanción en el momento con tarjeta de crédito.
La nueva ley establece además que el total del dinero recaudado por multas deberá destinarse a políticas de seguridad vial y una parte se donará a las asociaciones de víctimas de accidentes de tráfico.