Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La madre del inmigrante que perdió un brazo sigue con dolor su experiencia en España

Melgar Vargas, de 33 años, perdió su brazo izquierdo con una máquina de amasar en una empresa del polígono Real de Gandia, Valencia, donde trabajaba sin contrato y permanecía durante 12 horas por un sueldo mensual de 700 euros al mes.
El hombre ha sido dado de alta, aunque sufre de fuertes dolores que lo obligan a tomar tres pastillas analgésicas al día. El inmigrante boliviano ha respondido a los empresarios que alegaron que él se encontraba en periodo de pruebas.
"Es mentira, yo nunca estuve a prueba", ha asegurado Melgar Vargas, que acaba de ser regularizado por "razones extraordinarias".
Presuntamente el jefe de Melgar tiró el brazo a un contenedor de basura después del accidente, le dejó a 200 metros del hospital y le pidió que no dijera nada sobre su situación laboral porque no tenía contrato. La empresa panificadora de Real de Gandia (Valencia) está paralizada y los dos propietarios imputados. CGS