Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un total de 15 inmigrantes logran llegar a Melilla tras un intento de salto masivo a la valla

Un total de 15 inmigrantes han logrado llegar a la valla de Melilla tras un intento de salto masivo a la valla, mientras que 13 siguen encaramados a dicha valla.
Un grupo de 250 inmigrantes de origen subsahariano, a la carrera, ha intentado acceder esta mañana a Melilla, sobre las 05,00 horas, por la frontera de Beni-Enzar.
Según ha informado este mediodía la Delegación del Gobierno a través de una nota de prensa, la "rápida reacción" del Cuerpo Nacional de Policía, que ha procedido al cierre de las verjas fronterizas, ha impedido que ninguno pudiera acceder a Melilla en este primer intento.
No obstante, los inmigrantes no han desistido y han protagonizado, de seguido, un salto masivo a la valla por la zona próxima a la citada frontera, conocida como Arroyo de Beni-Enzar.
En este segundo intento, 15 inmigrantes han logrado acceder a Melilla y unos 70 han logrado encaramarse a la valla, de los que más de 50 han ido desistiendo haciéndose cargo de ellos las fuerzas marroquíes, mientras que el resto, alrededor de unos 13, siguen encaramados a la valla en estos momentos, desatendiendo por completo la intermediación de los agentes para que abandonen su actitud.
Uno de ellos, desgajado del grupo de los encaramados, permanece también en lo alto de una farola y, según las fuentes, ha amenazado con un gancho de hierro a un agente de la Guardia Civil que, a bordo de una grúa de un vehículo del cuerpo de Bomberos, ha intentado dialogar con él para que depusiera su actitud.
El subsahariano ha esgrimido contra el guardia uno de los ganchos de hierro de fabricación rústica que los inmigrantes han empezado a utilizar para intentar sortear la malla antitrepa que reviste la valla fronteriza con Marruecos.
También se han dado otros episodios de amenazas, como el de otro subsahariano que ha adoptado una actitud violenta contra un guardia, al que "se ha enfrentado con un cuchillo casero", en respuesta a los intentos del agente para que desistiera de su actitud y optara por bajarse del vallado.
De los 15 inmigrantes que han logrado acceder a la ciudad, cinco de ellos han necesitado asistencia sanitaria y han sido trasladados a Urgencias del Hospital Comarcal, donde han sido atendidos por contusiones varias, pero en ningún caso graves. Todos ellos se encuentran ya dados de alta y, como el resto de los que lograron entrar, actualmente están en el CETI.
Según las fuentes, uno de los atendidos ha declarado ser menor de edad. En todos los casos, dicen proceder de Camerún. También ha resultado contusionado en un brazo un guardia civil que, no obstante, no ha solicitado baja del servicio.
En estos momentos, el despliegue del Instituto Armado en torno a la valla fronteriza sigue activo, tras haberse dispuesto una vez más el dispositivo anti-intrusión en el que participan patrullas de la Comandancia de la Guardia Civil en Melilla, de los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS) destinados en la ciudad para el refuerzo fronterizo, y el helicóptero de vigilancia perteneciente al mismo cuerpo de seguridad.
El delegado del Gobierno en Melilla, Abdelmalik El Barkani, ha transmitido una vez más a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad su total apoyo y, en especial, a los agentes que cubren servicios de difícil desempeño en la custodia y defensa de la frontera sur de Europa. Asimismo, agradece al Cuerpo de Bomberos su cooperación y rápida disposición cada vez que la Guardia Civil solicita su colaboración.