Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El interior peninsular registrará mañana lluvias debiles que se extenderán el sábado a la mitad norte del país

La estabilidad seguirá siendo la nota predominante a lo largo de este Jueves Santo, cuando se prevé un tiempo en general estable con cielos poco nubosos en la Península y Baleares, e intervalos de nubes altas en Canarias, aunque es probable que en el interior del noroeste peninsular y área de los sistemas Ibérico y Central se formen nubes de evolución que podrán dar lugar a algunos chubascos y tormentas poco intensos durante la tarde, según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).
Mientras, las temperaturas experimentarán pocos cambios con respecto a los últimos días, manteniéndose unos valores más altos que los habituales en estas fechas. Los vientos serán en general flojos de dirección variable, salvo en el Estrecho y litorales del mar de Alborán, donde soplará el Levante moderado.
Para el Viernes Santo, continuará el tiempo estable con cielos poco nubosos en buena parte del país, excepto en el oeste y noroeste peninsular donde es bastante probable que se produzcan chubascos y tormentas a partir del mediodía, en el interior de Galicia y, con menos probabilidad, en otros puntos del noroeste y en el oeste del sistema Central.
Las temperaturas continuarán con pocos cambios, si acaso un ligero descenso en el oeste de la Península y, por el contrario, un ascenso en el área Mediterránea, según añade la AEMET. El viento será en eneral flojo.
Los cambios más destacados se producirán a partir del Sábado Santo ya que se prevé la entrada de una masa de aire atlántico que provocará un incremento de la inestabilidad en buena parte de la mitad norte y centro de la Península. La mayor probabilidad de chubascos y tormentas corresponderá al interior del cuadrante noroccidental peninsular.
También es posible que se produzcan chubascos débiles en el área del Estrecho y en las islas occidentales de Canarias. El viento flojo a moderado, del Oeste en la vertiente atlántica y del Norte en el Cantábrico oriental, ocasionará un descenso de las temperaturas, más acentuado hacia el oeste.
Entre el 20 y el 21 de abril, continuará el avance de la masa de aire atlántico. La probabilidad de precipitaciones será alta o muy alta en las vertientes atlántica y cantábrica, y menor en el este y sureste peninsular, Baleares y Canarias. Las temperaturas descenderán de forma generalizada hasta alcanzar unos valores que se consideran normales en estas fechas, según concluye la AEMET.