Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los investigadores desmienten que se hayan encontrado señales de las cajas negras

Fotografía en la que se observa una parte del avión Airbus de Air France siniestrado,  a bordo de la corveta Caboclo de la Marina Brasileña en Recife (Brasil). EFE/Archivotelecinco.es
La Oficina de Investigación y Análisis (BEA) que se ocupa de esclarecer el siniestro del Airbus A330 que desapareció en el Atlántico, desmintió oficialmente la información de "Le Monde" que aseguraba que la marina francesa había encontrado una "señal muy débil" de las cajas negras del aparato.
Según un escueto comunicado de la BEA, no se ha podido confirmar hasta el momento ninguna señal acústica de las balizas de las cajas negras. Todos los ruidos percibidos durante la investigación se analizan para despejar dudas y cualquier dato se hará público en cuanto esté verificado.
Asimismo, Philippe Guillemet, comandante de la nave francesa "Pourquoi Pas", que coordina las búsquedas relacionadas con el siniestro en el Atlántico, declaró a la emisora "Europa 1" que era falsa la noticia de que las cajas negras hayan sido localizadas.
"Se han detectado señales acústicas, pero no hay nada verificado, desgraciadamente", explicó a la emisora Guillemet, quien añadió que prosiguen los trabajos de investigación.
"Le Monde" publica hoy, sin revelar sus fuentes, que el submarino articulado "Nautile" se sumergió ayer para intentar recuperar las cajas negras, piezas clave en el esclarecimiento de las causas del accidente del avión que cayó al mar con 228 personas a bordo el 1 de junio.
"Las búsquedas se han vuelto complicadas", por el relieve submarino, cuyo fondo tiene cerca de 5.000 metros de profundidad, explica el diario, que subraya que las cajas negras "tienen aún autonomía para unos ocho días".
El vuelo AF447 cubría la ruta entre Río de Janeiro y París cuando se precipitó al Atlántico sin que aún se haya establecido ninguna hipótesis oficial sobre el suceso.
Las labores de búsqueda que llevan a cabo las autoridades brasileñas y francesas, han permitido recuperar hasta ahora 50 cuerpos, de los que se han identificado once.