Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los jesuitas se proponen que 100.000 niños refugiados accedan a la educación

La ONG jesuita Entreculturas se ha sumado al objetivo marcado por el Servicio Jesuita al Refugiado (JRS) para que 100.000 niños refugiados puedan acceder a la educación, duplicando así la cifra de personas refugiadas que atienden actualmente.
En total, hay más de 60 millones de personas refugiadas y desplazadas en el mundo que se han visto obligadas a abandonar sus hogares a causa de la pobreza, la violencia o la guerra. De ellas, la mitad son niños y niñas que han tenido que dejar atrás su vida, su escuela, sus amigos, quedando expuestos a una gran vulnerabilidad. Solo un 36% de estos menores llega a cursar Secundaria y menos de un 1% accede a estudios superiores.
En estos casos, según señalan, la educación es su refugio, "un espacio de protección y una oportunidad para un futuro mejor". Por este motivo, Entreculturas trabaja junto al JRS defendiendo los derechos de los niños refugiados y desplazados en Líbano, Sudán del Sur, República Democrática del Congo, Chad, Camerún, Malawi, Sudáfrica, Uganda, Zimbabue y Etiopía.
"No dejamos de denunciar la violencia y la injusticia que originan los desplazamientos, pero, a su vez, seguimos trabajando para defender el derecho a la educación de los niños y niñas refugiados y desplazados. Contamos contigo para recuperar su infancia", subrayan desde la ONG.
Los ciudadanos que lo deseen pueden colaborar a través de la web de Entreculturas 'www.entreculturas.org'. Con 30 euros, un niño refugiado sirio en Líbano tendría acceso a un kit de material educativo que le permitiría volver a la escuela; con 120 euros, cinco niños refugiados pueden recibir apoyo psicosocial; y con 250 euros, se paga la escolarización de un menor durante un año.