Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los juegos infantiles de hace treinta años, más saludables que los de hoy

Una vecina enseña un grupo de niños a jugar al avión, uno de los juegos habituales en su infancia. EFE/Archivotelecinco.es
Seis de cada diez madrileños creen que los juegos de su infancia eran más saludables que las fórmulas de entretenimiento de los niños de hoy y que la reducción del ejercicio físico se debe, fundamentalmente, al ocio pasivo.
La encuesta realizada por la Fundación Alimentum, entidad sin ánimo de lucro, estudia el ejercicio físico que los niños y adolescentes hacen en ámbito escolar y extraescolar de acuerdo a cuatro franjas de edad diferentes: de 0 a 5, de 6 a 12, de 13 a 17 y de 18 a 23 años.
La encuesta ha sido realizada a 1.515 padres, con un margen de error de +/-2,5 y el 96 por ciento de los padres considera muy importante el ejercicio físico, aunque sólo uno de cada dos niños lo llevan a la práctica.
Las horas utilizadas a la semana para el ejercicio físico en los colegios españoles, cuarenta minutos una o dos veces por semana, distan mucho de la hora diaria recomendada por las instituciones europeas y americanas.
Según la encuesta, fuera del horario lectivo el 44 por ciento de los padres considera que los niños de entre 6 y 12 años son los que más actividad física realizan, mientras que el siete por ciento cree que son los jóvenes de entre 18 y 23 años.
Un 70 por ciento de los madrileños opina que las administraciones públicas no apoyan ni fomentan suficientemente la realización diaria de ejercicio físico regular de los niños que, para la profesora y doctora Marcela González-Gross, "ayuda a mantener hábitos saludables y a prevenir otros nocivos".
El estudio también revela que la actividad física se reduce a medida que se cumplen años y que el porcentaje de hijas (51 por ciento) que no hacen ejercicio es mayor que en el caso de los hijos (45 por ciento).
Para estos padres, las principales causas sobre la reducción del ejercicio de sus hijos son el sedentarismo, la escasa oferta de actividades escolares y extraescolares, acabar los estudios, la imposibilidad de hacer ejercicio fuera del horario escolar y el consume excesivo de calorías.