Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aquellos maravillosos Juegos

La cuenta atrás en el Estadio Olímpico de Barcelona auguraba unos Juegos mágicos. Momentos inolvidables para los más de 60.000 voluntarios. Los mayores días de gloria para el deporte español. Fermín Cacho, Arantxa Sánchez Vicario, Miriam Blasco, el equipo de fútbol, el de tiro con arco, el de hockey hierba, Martín López Zubero, Theresa Zabell… Sus nombres ya forman la historia de aquellas insuperables 22 medallas. “De pequeño piensa en llegar al Olimpo, ser tu mejor versión como deportista y lo conseguimos”, recuerda David Ballart, plata con el equipo de waterpolo. Llegaron lo más lejos, lo más alto, lo más rápido... Fueron lo más fuertes, lo más resistentes, lo más ágiles que nunca habían imaginado. Todo un orgullo para una ciudad, Barcelona, que sacaba pecho ante el mundo entero.