Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En libertad el guardia civil que disparó 8 tiros en Tetuán (Madrdi) pero con cargos de 4 tentativas de homicidio

El Juzgado número 30 de Madrid ha dejado en libertad con cargos de cuatro tentativas de homicidio y daños al guardia civil Jon Batiste M.C. que disparó ocho tiros el viernes cuando estaba borracho, han informado a Europa Press fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).
El suceso se produjo en torno a las 20 horas del viernes, cuando el agente realizó los disparos con su arma reglamentaria en ocho ocasiones desde su domicilio de la calle Mariano Fernández número 4, en el madrileño barrio de Tetuán.
De hecho, tres de los cuales impactaron en viviendas de los números 10, 11 y 13 de la calle Berruguete. Uno atravesó el cristal de una ventana impactando contra la pared del salón de un domicilio, mientras que otro acabó en el marco de una ventana.
Tras el aviso de los vecinos, la Policía acudió al domicilio desde donde disparó el guardia civil, encontrando tres casquillos de bala en su casa y otros cinco en la calle. En consecuencia, se le intervino el arma reglamentaria, dos cargadores con varios cartuchos cada uno, una caja de munición con 19 balas y otra con 25, y los casquillos mencionados.
Fue trasladado a la comisaría de Tetuán y posteriormente a los Juzgados de Plaza de Castilla. Además de las imputaciones, el magistrado le ha retirado el arma y ha tomado declaración también a los propietarios de las casas que sufrieron los disparos.
Concretamente, a una madre y su hija menor de edad, que han declarado que un disparó llegó al salón de su casa cuando, afortunadamente, se encontraban en otra habitación. También ha preguntado a un señor jubilado y a un matrimonio al que también una bala atravesó su pared de sus casas cuando estaban en la cocina.