Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El sacerdote contagiado de ébola y la hermana Juliana llegan al hospital Carlos III

El sacerdote español Miguel Pajares, infectado de ébola, y la hermana Juliana Bohi, supuestamente sana, ya están en el hospital Carlos III de Madrid. Ambos han sido sometidos a unas primeras pruebas en la base de Torrejón de Ardoz  nada más aterrizar el avión A310 del Ejército del Aire procedente de Liberia. 

Ambos van a permanecer ingresados en la sexta planta que el centro ha habilitado para atenderles.
Concretamente, en el hospital se han habilitado tres habitaciones individuales, con presión negativa así como una UCI y un laboratorio para analizar las muestras.
Según han asegurado fuentes de la Consejería de Sanidad, el personal está "entrenado" y disponen de equipos de protección listos para su uso.
El centro Carlos III ha sido desalojado por completo ante la llegada de los religiosos. Sus pacientes han sido trasladados a otros hospitales o dados de alta.
Aunque la hermana Juliana dio negativo en las pruebas que le hicieron en Liberia, también será hospitalizada para realizarle más pruebas. En el hospital Carlos III, del que han trasladado o dado de alta a todos los pacientes, hay una unidad de referencia para tratar este tipo de enfermedades.
La directora general de Salud Pública y Calidad e Innovación, Mª Mercedes Vinuesa,  aseguró que la sanidad de los españoles está "absolutamente garantizada" con la repatriación de Pajares.
Vinuesa ha asegurado que "cualquier medicación" que demuestre que es efectiva será puesta a disposición de todos los pacientes, "de todos los países". En Estados Unidos se están atendiendo dos casos de ébola con un medicamento experimental que sólo ha sido probado en simios