Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las lluvias son casi seguras hasta el Martes Santo y menos claras a partir del miércoles

Las precipitaciones serán en el inicio de la Semana Santa "bastante seguras" en buena parte del país, al menos hasta el Martes Santo, ya que una borrasca se sitúa desde este viernes sobre la Península y se quedará al menos hasta el martes, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).
La portavoz de la AEMET, Ana Casals, ha explicado a Europa Press que la predicción meteorológica de viernes, sábado y Domingo de Ramos está apoyada "por todos los modelos de predicción" y es también "bastante segura para el lunes y martes".
Esta borrasca estará acompañada de inestabilidad y del paso de distintas bandas frontales que provocarán una situación de alternancia de precipitaciones con periodos de cielos nubosos en toda la Península, Baleares, Ceuta y Melilla.
De hecho, ha comentado que este primer frente está "ya" sobre Galicia, donde está descargando chubascos que se irán extendiendo el sábado a "prácticamente toda la Península" y que serán menos probables en el norte y sur del Mediterráneo.
Además, ha añadido que el viernes y el sábado las precipitaciones "pueden ser abundantes", mientras que el Domingo de Ramos los chubascos serán abundantes pero dispersos y de distribución irregular "en cualquier punto del país". El Lunes Santo también se esperan chubascos de distribución irregular sobre la Península y Baleares y el Martes tenderán a remitir en el cuadrante noroccidental.
En concreto, ha precisado que al principio, los lugares menos proclives, como el sureste peninsular y Baleares, el Domingo de Ramos también podrían resultar afectados por las precipitaciones.
Después, a partir del miércoles, la portavoz ha destacado que una "muy alta incertidumbre" porque los modelos de predicción "no coinciden", aunque sí indican que si bien aún habrá inestabilidad, parece que hay una tendencia a que disminuyan las precipitaciones a partir del Miércoles Santo, pero sin descartarse prácticamente en ninguna zona.
"Parece que para el miércoles no se pueden descartar por ahora en el Cantábrico Oriental, Pirineos, Canarias y Andalucía", ha indicado, mientras que en el resto "parece que tiende a llover menos".
Asimismo, ha adelantado que parece que al final de la semana, el Viernes Santo podría entrar una nueva vaguada pero "aún está sin conformar" y de producirse, esa borrasca dejaría muy probables precipitaciones en Galicia y poco en el Mediterráneo.
En cuanto a las temperaturas, la AEMET prevé que suban las mínimas y que bajen las máximas, es decir que "no serán frías en ningún momento" pero sí "un poco más frescas de lo habitual para estas fechas".