Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Con 49 años da a luz a su nieto porque su hija con problemas de corazón no podía

vientre en alquiler, surrogada,Iberpress

Linda Sirois no pensaba que iba a vivir otra vez la experiencia de un parto. Sin embargo, su hija con serios problemas cardíacos no podía llevar a término un embarazo. La mujer de 49 años se convirtió en madre subrogada y dio a luz a su nieto, concebido a través de una inseminación in vitro con óvulos fecundados de su hija y del esposo de esta.

La historia con final feliz habla de esta abuela coraje que pensaba que solo le quedaba cuidar a sus nietos.
Linda Sirois, una mujer de Maine, en EEUU acaba de dar a luz a un niño que es a la vez su nieto y el hijo de su hija, según publicó el 'Daily Mail'.
La realidad fue dificil de aceptar para Angel Herbert, la hija de Linda Sirois, a la que los médicos desaconsejaron quedarse embarazada a causa de su delicada dolencia cardíaca.
"Fue muy decepcionante y estábamos muy preocupados", contó Angel. La pareja, entonces, comenzó a considerar la posibilidad de alquilar un vientre que les permitiera convertirse en padres.
La abuela coraje se ofreció para ayudar a la pareja y prestar su vientre, pero se encontraron ante la negativa de muchas clínicas de fertilización que aludían a la avanzada edad de Linda.
Después de insistir, consiguieron que un centro especializado de Massachusetts aceptara inseminar a Linda con un óvulo fecundado de su hija y su esposo.
Ese fue el inicio de la aventura que terminó el pasado 13 de agosto con el nacimiento de Madden.
Linda que tiene tres hijos, ha contado que este embarazo ha sido el más fácil de todos. No sufrió náuseas ni tuvo  complicaciones. Cuando llegó el momento fue a la clínica donde su nieto nació por cesárea.
"Fue increíble", dijo Angel Hebert, quien acompañó en la sala de parto a su madre.

"Fue una experiencia impresionante, impresionante."