Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un matrimonio supuestamente inducido por el líder de los 'miguelianos' afirma que se casó de forma "absolutamente libre"

Un matrimonio supuestamente "forzado" por el líder de la extinta Orden y Mandato de San Miguel Arcángel, Miguel Rosendo, ha negado que hubiera alguna "interferencia" por parte de él, y ha afirmado que se casó de forma "absolutamente libre, por amor".
Así lo ha trasladado a Europa Press el abogado de la defensa Emilio Cortés, que ha indicado que estas dos personas, que han declarado este viernes ante la juez de Instrucción número 1 de Tui (Pontevedra), son "de las que más tiempo estuvieron" en el grupo, conocido como de los 'miguelianos', y vivieron en la casa madre de Mougás.
Según ha comunicado, los dos han desmentido "cualquier tipo de interferencia" en su relación y también "que vieran nada" en la vivienda. Además, ha señalado que fueron "amigos íntimos" de algunos de los que denunciantes y "con ese nivel de intimidad que tenían, no se explican como nunca comentaron nada" de lo que supuestamente estaba ocurriendo.
Por su parte, la letrada de la acusación, Ana Reguera, ha manifestado a Europa Press que este matrimonio, que formaba parte de los "adeptos" de Miguel Rosendo y sigue vinculado a él, han seguido "la línea defensiva, justificando casos injustificables e indefendibles".
Sobre ellos, ha señalado que no fueron perjudicados y puede que no vieran los abusos, ya que además trabajaban muchas horas, pero ha insistido en que ellos "no saben nada de lo que puertas para dentro de su habitación hacía Miguel".
Finalmente, aunque ha reconocido que el matrimonio puede que sea feliz, ha sostenido que fue "un matrimonio determinado" por el líder, y ha incidido en que sus comparecencias, como las de otros adeptos "van muy mecanizadas, contestan lo mismo, con los mismos ejemplos", pero "al final les tiras un poco y entre ellos mismos se contradicen".