Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La mayoría de los trabajadores no contrataría a su propio jefe

Pocos empleados contrataría a su propio jefe para un nuevo negocio.telecinco.es
La falta de reconocimiento, de tacto y el estrés son los principales defectos que los trabajadores destacan de sus jefes. Quizás por eso, sólo el 59,7% de los trabajadores contratarían a su propio jefe si decidieran a abrir un negocio propio, según se desprende de un estudio elaborado por la consultota Otto Walter. Es más, solo dos de cada tres empleados considera que la ayuda de su jefe es útil para el equipo.
Los jefes obtienen una "pésima" puntuación. Y aunque es mayor la cifra de "buenos" jefes, los mandos l una puntuación "insuficiente". Según los expertos bastan unos "pocos jefes equivocados" para "generar malestar, perjudicar el clima y desmotivar a la mayoría", y por tanto, que crezcan las valoraciones negativas sobre los que mandan.
Pero el estudio suma más aspectos negativos de los cargos de responsabilidad. Los trabajadores acusan estrés, presión negativa y mucho agobio del 40% de los jefes. Además, el 44% es incapaz de reconocer sus errores. Paco Muro, director del trabajo, advierte a las empresas que "un mal día del jefe en el que pierde los papeles con su equipo deja heridas y marca heridas de cicatrizar".
Sin embargo, hay cosas que sí hacen bien los jefes, según el punto de vista de los mandados. La mayoría son educados y el 92% son leales a la empresa y administran los recursos como propios. "Este dato refuerza la clara capacidad de manejo de los recursos financieros o técnicos, frente a mayores problemas a la hora de gestionar personas y emociones", sentencia Muro.
La explicación de porqué los jefes "no se comportan a la altura de su puesto" está en que "se sobrevaloran". Al contrario que sus subordinados, los responsables creen que sí tienen capacidad para cambiar de opinión, formar al equipo, reconocer el trabajo bien hecho, admitir sus errores y aportar a la labor del departamento. 
Los expertos señalan que el problema de los jefes es que "no se dan cuenta de la relación entre los pequeños momentos del día a día" y el "grado de calidad" como responsable que pueden obtener. Hay "confusión" al ejercer el liderazgo.